El Ayuntamiento promoverá junto con Almonte un polígono agroalimentario

  • El proyecto lleva cuatro años de retraso y parte con la dotación de 100.000 metros cuadrados y la constitución de la entidad mercantil

Tras dos meses sin plenos ordinarios, como así era preceptivo, Bollullos celebró el lunes una densa sesión integrada por 18 puntos, algunos de ellos temas denominados como estrella de la presente legislatura, si bien la oposición tachó parte de ellos de "electoralistas".

El más importante se refería a la suscripción de un convenio para la ejecución de un polígono agroalimentario en los términos de Almonte y Bollullos. Precisamente el Ayuntamiento vecino, la Diputación y una empresa pública de suelo serían los encargados de promover este proyecto que vendría a impulsar el marcado carácter empresarial que posee la localidad.

El PP en boca de su portavoz, Francisco Martín, señaló que este acuerdo poseía todas las claves para ser considerado como electoralista, tanto en cuanto "calca" un acuerdo adoptado hace cuatro años, por unanimidad de todos los grupos presentes en la cámara y que "hoy nuevamente era objeto de debate, coincidiendo con la proximidad de nuevos comicios". A pesar de lo enunciado, el edil subrayó que su grupo respaldaría la propuesta, si bien matizó que no estaban dispuestos a "aprobar pantomimas" en función de objetivos de cara a las urnas. Máxime, "cuando de aquel apoyo y en cuatro años el Ayuntamiento tan sólo ha realizado labores de agente mediador entre los propietarios de los terrenos y los empresarios que pretendían asentarse en el futuro polígono". El portavoz de Izquierda Unida, Francisco Díaz, se manifestó en parejos términos y lamentó que, de aquel primer convenio en el que se hablaba de un polígono tecnoagroalimentario, todo haya quedado reducido a uno "de carácter 'sólo' agroalimentario". A este respecto, Díaz criticó que en cuatro años no ha existido avance alguno, con la salvedad de la constitución de la entidad mercantil que explotará estos recursos y terrenos. Tras estas palabras, el alcalde tomó el pulso del debate para aclarar que hace cuatro años en los planes de la Corporación cabía la posibilidad de sumarse a este proyecto y fue la propia oposición quien viró los objetivos con los que nació ese primer convenio, a fin de que la adquisición de los terrenos tuviera un objetivo industrial. Tras lo cual, dichas gestiones fructificaron en que la institución municipal pasara a contar con 100.000 metros cuadrados de suelo y un grueso de empresas locales con la firme intención de asentarse en ellos.

Sánchez, en tono conciliador, reconoció errores en la tardanza en emprender la ejecución de las pertinentes obras, adelantando que incluso el concejal de su grupo, Rubén Rodríguez, ya había trasladado a los gerentes de la empresa encargada de la urbanización de la zona, el descontento que existía en el seno del equipo de gobierno por esta dilatación en el inicio de las obras.

En otro orden de temas, el pleno también aprobó la realización de diversas obras en diferentes calles. La propuesta contó, pero con matices, con el 'aplauso' de los miembros de la Cámara. Igualmente el consenso presidió el acuerdo para la firma de un convenio con la Consejería de Turismo para la compra de una bodega, edificio que pasará a acoger un futuro centro de interpretación y el Museo del Vino. También se dio respaldo a un documento que regirá y ordenará la venta ambulante en el mercadillo; una medida que, señalaron, mejorará la recaudación, al realizarse trimestralmente y por adelantado, así como un apartado sancionador para quienes incumplan los preceptos de la medida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios