La necesidad de dotar al país de unos PSG

La situación en Cataluña y la guerra fría desatada entre el PP y Ciudadanos, han provocado que el Gobierno se esté ya preparando para intentar culminar la legislatura con muy escasos apoyos parlamentarios. Una prueba de lo dicho es que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, aseguró ayer que el Ejecutivo no ve impedimento para que se puedan prorrogar los Presupuestos Generales del Estado dos años consecutivos, siempre que el Parlamento apruebe el techo de gasto de 2019. Según Montoro, se podría seguir gobernando a golpe de decretos ley, solucionando cuestiones como la subida del sueldo de los funcionarios o las entregas a cuenta a las comunidades autónomas. Eso sí, hay que cumplir con los cuadros macroeconómicos que previamente se presenten a Bruselas.

Montoro probablemente lleve razón y técnicamente no haya ningún problema para seguir prorrogando los PGE, pero una cosa es la teoría y otra la práctica. Un país no es un máster ni su gobernación meros ejercicios prácticos universitarios. Estar dos años con los Presupuestos prorrogados mermaría considerablemente la capacidad del Gobierno de utilizar las grandes inversiones públicas para ayudar a la ya confirmada recuperación económica. Si hay un momento inoportuno para recurrir a este sistema de prórrogas presupuestarias es, precisamente, éste.

El empeño de agotar la legislatura del presidente Rajoy es encomiable. Después de las sucesivas crisis políticas que ha vivido España en los últimos años (incluida la catalana) todo lo que sea evitar un nuevo periodo electoral, con sus consiguientes tensiones e inestabilidad, es positivo para el país. Sin embargo, un examen realista de la situación hace que esta intención sea cada vez más difícil. El PNV, tras lograr arrancar al Gobierno unos presupuestos escandalosamente beneficiosos para el País Vasco, ha decidido aplicar la solidaridad nacionalista y no apoyarlos hasta que se levante el artículo 155 en Cataluña, cosa que en estos momentos parece muy lejana. Por su parte, el enfrentamiento entre el PP y C's parece que no decaerá hasta las próximas elecciones generales por un mero asunto de intereses partidarios. Aun así, hay que hacer un llamamiento para que todos los partidos, incluido el PSOE, hagan un esfuerzo para dotar al país de unos PGE que le ayuden en su estabilidad y desarrollo. ¿Estarán esta vez los partidos a la altura de la circunstancias? Mucho nos tememos que no.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios