La guerra de Siria pone al mundo en rojo vivo

Por mucho que Occidente haya hecho lo imposible por vendarse los ojos y no ver lo que está ocurriendo en Siria, ese conflicto está punto de estallarle en las manos y convertirse en un enfrentamiento global de consecuencias insospechadas. Siria lleva siete años sumida en una cruel guerra civil que ya ha supuesto más de medio millón de muertos y centenares de miles de desplazados. Sin embargo, pese a que los telediarios nos bombardean a diario con imágenes dantescas de ciudades sitiadas y bombardeos con armas químicas, y que la llamada crisis de los refugiados de 2015 y 2016 (provocada fundamentalmente por este conflicto) desbordó las fronteras europeas y sus servicios asistenciales, hemos preferido ignorar el problema. Ahora nos encontramos en un escenario en el que ya se ha iniciado un enfrentamiento entre EEUU y Rusia (y los aliados de ambos) que podría hacer saltar por los aires la seguridad internacional.

Para llegar a este punto ha sido necesaria la concurrencia de muchos factores: la pasividad de Barack Obama, las ambiciones neoimperiales de Putin, el enfrentamiento a muerte entre Irán y Arabia Saudí para controlar Oriente Medio, la debilidad europea, la ambigüedad de Turquía, la crueldad del régimen sirio, la aparición del Estado Islámico, y un largo rosario de piezas que convierten a Siria en un endiablado puzle de dificilísima solución. Como guinda final, la llegada a la presidencia de Estados Unidos de Donald Trump y su legendaria incontinencia verbal ha creado un cóctel altamente peligroso que podría explotar en cualquier momento.

Un nuevo bombardeo con armas químicas del régimen de Bachar el Asad ha obligado a EEUU y a sus principales aliados en este conflicto -Francia e Inglaterra- a realizar un ataque aéreo a algunos objetivos concretos. Doloroso, pero quizás necesario. El mismo secretario de Defensa americano, Jim Mattis, ha avisado de la posibilidad de una "escalada fuera de control"; y el embajador ruso ante la ONU, Vasili Nebenzia, ha dicho de que hay riesgo de "guerra" con EEUU. El mundo es ahora mismo un polvorín. Tiempo es de que empecemos a tomarnos en serio a Siria.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios