Ajuste fino

Antonio Castro / Ancastro@huelvainformacion.es

La urgencia del Defensor

CUANDO se analizaron los resultados de las últimas elecciones autonómicas, alguien del equipo de Pedro Rodríguez le aconsejó que pusiera en marcha pronto la figura del Defensor del Ciudadano. Y no precisamente por ninguna alarma social que se hubiera creado sino por una clara conclusión que alguien observó en unos resultados electorales en los que IU conseguía un escaño y el PP sólo recuperaba otro de los dos que llegó a tener en la penúltima legislatura andaluza.

La conclusión era que los votos de la Ría fueron los que consiguieron que Diego Valderas mantuviera en la capital el volumen necesario de sufragios para alcanzar su escaño, en unas elecciones en las que además se había producido una fuerte concentración bipartidista, nefasta para IU como se observó en muchas zonas de España.

La figura de Manuel Rodríguez, el ex concejal que se propuso en su día para Defensor del Ciudadano, era, según le dijo alguien de su equipo al alcalde, el antídoto contra la pérdida de votos por la izquierda. Un representante de la Mesa de la Ría, como es el ex concejal de IU Manuel Rodríguez, sería identificado con la línea del equipo de Gobierno del alcalde y por tanto fortalecería la imagen ecologista del PP en el Ayuntamiento, evitando así que se fueran votos hacia la parte de IU... En Huelva, por curioso que parezca, hay un sector de votantes que se puede inclinar igual hacia IU que no tanto al PP como a la figura de Pedro Rodríguez, un político que también ha tocado la fibra populista en el plano de la contaminación y la industria, aunque aquí haya quienes piensen que es experto en ponerle una vela a dios y otra al diablo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios