Editorial

La independencia de Kosovo

LAS grandes potencias del mundo occidental reconocerán a Kosovo como nuevo Estado independiente. No obstante, la posición oficial de la Unión Europea, hecha pública ayer tras el encuentro de los ministros de Asuntos Exteriores de los veintisiete países miembros, deja a cada nación la libertad de pronunciarse en uno u otro sentido, no sin reafirmar que se trata de un caso único que no sienta precedentes para otros hipotéticos casos secesionistas. La doctrina es lógica, ya que la independencia de Kosovo ha sido declarada de forma unilateral por su parlamento, sin acuerdo con el país del que formaba parte (Serbia) hasta su proclamación de independencia del pasado domingo ni aval de las Naciones Unidas. Europa, una vez más, no ha podido mantener una postura común y se ha encontrado con la política de hechos consumados decidida por Estados Unidos y los grandes de la UE, como Alemania, Francia y Reino Unido. Poco margen quedaba para otra cosa, teniendo en cuenta el origen de este proceso: la suspensión de la autonomía de Kosovo decretada por la Serbia de Milosevic y la subsiguiente operación de limpieza étnica han generado una situación en que la convivencia de albanokosovares y serbios en Kosovo se había hecho imposible. Es paradójico que la declaración de independencia se haya producido en un territorio absolutamente dependiente. El mantenimiento de la paz y el orden y la propia viabilidad económica del nuevo Estado dependen enteramente de la ayuda de la UE y de las tropas que por mandato de la ONU permanecen en Kosovo desde hace años. Sobre ellos recaerá la labor de construir un Estado desde la nada y en un escenario dominado por la corrupción y la penuria. Al menos España ha obtenido cierta garantía de que el ejemplo kosovar es sólo una excepción a la estabilidad de los Estados europeos realmente existentes y que no será la mecha que encienda otros acontecimientos con pretensión de declarar unilateralmente independencias, en realidad tan dependientes como ésta.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios