Nombramiento Adelaida de la Calle, nueva presidenta de la Corporación Tecnológica de Andalucía

Cosas que pasan

Ricardo Castillejo / Rcastillejo@grupojoly.com

La deseada despedida

ME gustan más las despedidas que los encuentros pues, mientras que estos últimos van cargados de esperanzas, normalmente quebradas al descubrir la desoladora realidad, las primeras, por sabidas, suelen ser menos dramáticas y, en algunos casos, hasta deseadas.

La verdad es que decir adiós desde estas líneas al 2007 es un pequeño desahogo pues, no sé cómo pero, alrededor mía, no he hecho más que enterarme de malas noticias que, si bien no me afectaban directamente, la cercanía de quienes las han sufrido me hace desear que se cierre este ciclo con una cierta alegría compartida, seguro, por gente como Isabel Pantoja.

Su noche en prisión ha sido uno de los peores momentos de su vida. Eso, unido a la poca halagüeña situación de su novio, Julián Muñoz, y a la relación sin glamour que su hijo Francisco mantiene con esa chica de nombre Tamara -quien, al menos, todavía no ha decidido hacerla abuela-, han borrado de su rostro cualquier atisbo de sonrisa que, antaño, existiera.

Menos afortunada, en ese sentido, ha sido Tita Cervera que, sin quererlo, ha visto cómo su hijo Borja no sólo dejó embarazada a su mujer, Blanca, sino que, además, se casó a pesar del manifiesto rechazo de la baronesa a la celebración del enlace. De nada le sirvieron ni su No a la boda ni los mensajes de amenaza que, a través de los medios, envió a los contrayentes. Sonaron campanas de exclusiva y no hubo nada que hacer.

Jesulín, por su parte, escuchó clarines y tambores para abandonar los ruedos y dejar atrás una trayectoria frente al toro plena de luces y sombras y, a otro maestro, Ortega Cano, se le fue una madre, Doña Juana, tan discretamente como vivió. Y, ya que estamos en un tono tan festivo, no olvidemos el palizón que le han metido hace unos días a José Luis Moreno y la recaída hospitalaria de Belén Esteban.

"La incapacidad para resolver las cuestiones negativas le convierte a uno en una persona agria y amargada", comentan en televisión mientras escribo. Lo de siempre. Al mal tiempo, buena cara.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios