Ajuste fino

Antonio Castro / Ancastro@huelvainformacion.es

Del aeropuerto a la industria confusa

AUNQUE no esté exento del obligado convencionalismo protocolario, el discurso del presidente de la FOE en la asamblea anual de la organización suele ser una especie de carta de navegación a partir de la cual los empresarios conocen cuáles son los obstáculos del futuro inmediato, las apuestas sectoriales y las necesidades de los diversos sectores productivos.

En este caso, el presidente de la FOE, Antonio Ponce, respondía en su discurso de ayer ante la asamblea general a la acostumbrada carta de navegación, posiblemente con más confianza de la que se requiere en la ayuda oficial al desarrollo de las infraestructuras que necesita la provincia. Aunque Ponce dio cuenta de la preocupación que en el empresariado del sector turístico de aquí ha provocado el desarrollo de la alta velocidad hacia la Costa del Sol con el trayecto del AVE Madrid-Córdoba-Málaga, o del problema que para Huelva supone no contar con aeropuerto, al llegar a la industria se echó en falta en el discurso del presidente de la FOE una mención más concreta a los grandes problemas que hoy tiene pendientes el Polo, con empresas en graves dificultades de supervivencia y cientos de empleos en el aire.

La visión de la FOE respecto a la industria, animada por el Foro que propuso el PSOE, se encuadra ya en una "globalización" que mete en un mismo saco la química básica, las conserveras o los polígonos comarcales. Es decir, se ha optado por la teoría del camuflaje del problema del Polo en el territorio ambiguo de un sector industrial donde una fábrica de embutidos es similar a una petrolera.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios