Zamudio en su madriguera

DESPUÉS del exilio y la operación llegó Zamudiocon más vista, y venció con la moción de la Caza Sostenible, que ayer fue aprobada por unanimidad en el Pleno: "He mirado las estadísticas, -dijo- y en Huelva es donde se producen más envenenamientos de animales. Tenemos que tomar medidas, y reclamar a la Junta ayudas para la repoblación de especies cinegéticas como el conejo y la perdiz roja". En cuestión de segundos cambió de tercio el andalucista y reconoció haber hecho una síntesis a conciencia después de empaparse el tema en Internet, porque ya tenía el ex alcalde un pie puesto en Isla: "Le pido, señora Petronila, que se agilice al debate. Tengo que irme a los carnavales (¡!)".

Pueden imaginar ustedes que en semejante plano-secuencia contrastaba la rígida respuesta de la presidencia, cronómetro en ristre: "El Pleno tiene su ritmo, señor Zamudio, aunque le deseo que se divierta usted en los carnavales de su pueblo".

Fue el diputado del PA, 100% Zamudio, una mezcla ayer entre el Lazarillo de Tormes -intentando salirse con la suya, buscando atajos-; y una revolución discursiva a lo Boris Izaguirre. "Señor Manuel Alfonso, en mi vida había aprendido tantísimo de conejos- le dijo al socialista, después de su disertación sobre el ciclo cinegético y de anunciar que en octubre se va a poner en marcha en Huelva un plan de recuperación del conejo. "Hay que ver lo que sabe Manuel Alfonso del conejo -insistía Zamudio- y lo que sabe también la diputada del PP, que me ha puesto los pelos de punta con algunos de sus pasajes en esta intervención". La aludida, Aurora Ruiz, fue la otra revolución del Pleno, la moguereña que defendió con uñas y dientes una moción que reivindicaba a la Junta un plan de choque y refuerzo de personal médico contra el caos de las urgencias del Juan Ramón Jiménez. Un asunto bastante alarmante, a tenor de las consecuencias recientes y de una media de espera que oscila entre seis y catorce horas. Bastante preocupante, decimos, para que ayer se abordara la cuestión desde una perspectiva electoralista y no se tomara en serio a la ponente. Caravallo dijo hacerse eco de las palabras de Pepe Villa cuando le dijo a la diputada del PP que "mejor haría en meterse en el sindicato médico que en defender una postura política". Siguió un coro de risas (general) que poca gracia haría visto por la mirilla, desde el pasillo de Urgencias. Cada cual lo ve desde su calvario, o desde la fría indiferencia si ha tenido la suerte de no probar esa suerte. No fue el caso de Zamudio, precisamente: "Después de aguantar en Urgencias lo que aguanté con el cólico nefrítico, -contaba- tuviera que ver que no apoyara una moción como ésta".

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios