Graderío

Paco / Gamero

Una y no más, Santo Tomás

NUNCA mais. Que no vuelva a pasar. El plantel del Recre, con su técnico a la cabeza, hizo acto de contricción en la jornada de ayer, y por espacio de casi una hora confesaron los pecados cometidos en las islas 'desafortunadas'… para el propio Recre.

Siete goles son muchos como para no hacer un parón, analizar los porqués y tratar de exponer los errores cometidos para, una vez conocidos, aplicar el factor de corrección más lógico. Con la única idea de que nunca más se produzca un marcador tan sangrante como el del domingo.

Todos aseguran, después de la puesta en común, que el equipo puede salir fortalecido de la afrenta sufrida, y que van a darle la razón a aquel excelente orador/entrenador que habló en su día de "derrotas útiles".

Ya me gustaría que las palabras vertidas por los albiazules -entrenador y jugador- sean proféticas y que el partido del domingo sólo tenga incidencia en la pequeña historia del club, por aquello de ser la mayor goleada encajada en su estancia en Primera. Que se quede en eso, y que a partir de ahora se vea el Recre que abrió de par en par la puerta de la esperanza tras ganar de forma consecutiva al Espanyol y al Deportivo, que luego empató en Valencia agarrado a la mejor versión de Sorrentino, y al que no dejaron ganar al Madrid en aquella tarde-noche infernal de 'iturraldes' y 'rafaguerreros'.

Porque ese Recreativo tan cercano en el tiempo y en el espacio ilusionó de nuevo a una afición que, seguro, ya habrá digerido de la mejor manera posible la derrota abultada del domingo. Y que estará dispuesta, una vez más, a ayudar a un equipo que quieren con locura, sabedor de que el partido del sábado es clave para seguir sufriendo un año más aciagas tardes-noches de 'iturraldes', 'rafaguerreros' o 'pérezlimas'.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios