Proyecto sin respaldo

Cada día que pasa hay que alegrarse de la predisposición de los jugadores del CB Huelva, que siguen sin cobrar

PROFESIONALIDAD y compromiso son cláusulas inseparables de un convenio entre litigantes, pero que en la práctica sólo cumple una desesperada plantilla del Ciudad de Huelva aplicando la ética, que observa que pasan los días y nadie acude al rescate cuando cumplen sus obligaciones en la cancha, algunos con lesiones, y no perciben sus derechos estipulados en sus contratos. Tal como se desarrolla la crisis económica cualquier mañana Pepe Rodríguez echará de menos en el recuento a alguno tras dejar la puerta abierta Damon Johnson.

Por eso cada día que pasa hay que alegrarse de la predisposición de los jugadores, que todavía siguen creyendo en un proyecto sin echarse a un lado... de momento hasta que cunda el pánico y surja la estampida. De ahí que la presencia temporal de Romeo Von Travis sea un milagro, igual este buen muchacho llega despistado, o bien, no comprende la realidad del club en toda su extensión, o lo pasó tan mal en Alerta Cantabria que vislumbre que ya ha pasado lo peor.

Sin duda este Travis parece dispuesto a convencer todo lo que no le dejaron en sus pocos minutos de inspiración en Santander olvidando la tragedia económica, pero en sus estadísticas se nota que promete ánimo de colaborar. Para abrir boca ya se ha ganado el beneficio de la duda y un buen recibimiento por asumir el riesgo de no ver un euro en el mes de toma de posesión.

Pese a todos los inconvenientes, este CB Huelva que se debate en inferioridad psicológica y mermado de alternativas tácticas se halla entre los cinco equipos más valorados y es el mejor en tiros de campo, lo que conlleva que controla sus sentimientos y es capaz de desconectar 20 minutos de la nulidad de su consejo de administración. De nuevo frente al renacido Los Barrios, otra prueba de fidelidad, concentración y coherencia de la plantilla, además sin el respaldo de una afición, alejada del Palacio y sin esperanzas de mejora de futuro.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios