Graderío

Paco / Gamero

Juan José Cortés, entrenador

NO sé a quien pertenece pero un día leí un adagio sobre el mundo del periodismo deportivo. Venía a decir, poco más o menos, que si alguien quería conocer la vileza y la maldad del hombre, el fracaso de la especie humana, le bastaba con mirar la primera página de cualquier periódico; sin embargo si lo que quería conocer era el afán de superación o el éxito del hombre, entonces necesariamente tenía que ir a las páginas de deportes.

Juan José Cortés, entrenador de fútbol, se vio un día fuera de las páginas de deportes. Una mala tarde de enero, con enorme violencia le arrastraron de mala manera a la primera de los diarios. Él, mejor que nadie, ha sabido lo que es la vileza del ser humano en su más execrable extensión. Mientras ha estado en la primera página de los periódicos ha sufrido en sus carnes el sórdido proceder del ser a veces mal llamado humano, con el agravante, con el maldito agravante, de que esa enseñanza será para siempre.

Juan José Cortés estuvo en el banquillo del Pinzón el domingo. Su decisión de regresar al fútbol le ha proporcionado, al menos, la posibilidad de volver a las páginas de deportes.

Un día, no sé si mañana o pasado, éste que escribe o un compañero, le preguntará a Juan José Cortés, entrenador de fútbol, por la necesidad de ganar un partido, por lo dramático que resulta sacar un resultado. Entonces él, que bien sabe de dramas, si quiera por unos segundos hará de entrenador y contestará que sí, que es un partido crucial. Será el momento de recordar a Bill Shankly, el gran mentor del Liverpool, que un día dijo aquello que "el fútbol no es una cuestión de vida o muerte, sino algo mucho más importante". Tan importante como recuperar a Juan José Cortés para las páginas de deportes, de donde maldita sea nunca debió salir.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios