Tribuna

Manuel gómez Marín

La obligación de resurgir en el tramo decisivo final

El eslogan debería ser: vivamos la pasión por evitar la angustia de la última hora

Hay un paralelismo tangible entre fútbol y política. El Recreativo continúa siendo un eje muy centralizado en materia mediática por encima de los dimes y diretes. Y así lo aceptan los partidos clásicos como más partidarios entusiastas, "no sin mi Recre", cuando controlan el poder con olvido de la memoria frágil estando en la oposición, mientras que se muestran más reacios, todavía sin la acción de padecer, aquellos otros colectivos de nueva creación al calor de la dinámica de la crisis y el apoyo moral del desencanto que rentabilizan este filón que garantiza la democracia.

El Decano resiste las perturbaciones violentas en su permanente lucha de una regeneración siempre urgente. Y por desgracia bajo la lupa que nunca termina de aclarar sus problemas no surge un proyecto garante de futuro. Ahora, la principal adversidad del equipo en esta tercera temporada agónica en el pozo de Segunda B es la superación del partido de su vida para cada jugador en las cinco jornadas que restan para dar respuestas con satisfacciones al escarnio y agravio soportados por el recreativismo que parece gritar: "Valientes, os necesitamos".

Entre el Marbella (siete jornadas seguidas arriba) y el Recreativo mirando hacia abajo marcan un territorio de 20 puntos para sentar las bases. Cada partido es un mundo, incluso en estas circunstancias drásticas. La recta decisiva se complica mucho porque los equipos exhaustos defienden sus intereses al límite. El Marbella se ajusta a su eslogan inicial: "Vivamos el sueño". Y aquí: "Reavivemos nuestro legado. Por Huelva y por el Decano"...Siempre en la penuria. Un líder que llevaba 14 jornadas sin perder y le frena un agobiado Écija. El fiasco del Recreativo radica en su estructura resquebrajada sin capacidad de juego organizado, que prolonga su débil fortaleza mental. El eslogan de este final de sofocos será: "Vivamos la pasión por evitar la angustia de última hora".

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios