josé antonio vieira roldán

La misa de la 2

Siempre he creído en el respeto, la tolerancia y en el sentido democrático

Hace unos días, en los distintos medios, saltó la noticia de que algunos partidos políticos proponen la supresión de la misa que se emite en La 2 de TVE los domingos por la mañana. No sé a qué responde esta propuesta. Siempre he creído en el respeto, la tolerancia y en el sentido democrático de las cosas. En televisión, como en otros ámbitos de la vida, hay muchas cosas que no me gustan. En estos casos, lo que hago es o no participara o cambiar de cadena, pues hay muchas ofertas. Estos anti-misas televisivas serán los que afirmen que la religión no puede ocupar ningún medio y mucho menos si éste es público. Lo cierto es que la misa de los domingos en TVE-2, hace una labor social impresionante, ayudando a esas personas que por los motivos que sean no pueden ir a las iglesias a vivir y celebrar su fe.

Personalmente, soy de los que me trago cualquier tipo de debate en los que se aborden, de forma seria, temas de interés general. Del mismo modo, no aguanto esos debates descafeinados de políticos exaltados, que intentan imponer sus ideas a golpe de faltar al respeto al otro o levantando la voz. En estos casos, como sé que hay quienes disfrutan con estos programas, pues que lo vean quienes quieran, que ya buscaré otras opciones. Me resulta difícil creer que en una reunión de un partido político exista un punto en el orden del día para debatir el quitar o no la misa o cualquier programa religioso. Creo que estamos perdiendo, en muchos casos, el sentido común. Luego, esos mismos políticos, en un esfuerzo desmedido por caer bien, son capaces de afirmar que no tienen nada en contra de los cristianos, practicando eso que se ha venido a llamar ser políticamente correcto. Pienso que todas las ideas políticas deben tender a crear una sociedad cada vez más justa donde los ciudadanos se sientan felices. La misa de La 2 a nadie incomoda y hace felices a muchas personas. Politizar todo, creo que no es bueno. Analizando la franja horaria en la que emiten esas misas y los espacios religiosos, observamos que es una hora muy discreta. Es unos de los pocos, por no decir el único, de los momentos que tiene televisión para crear un ambiente de unión entre las distintas religiones y confesiones. Es un momento, que sin ser prime time, lo siguen muchas personas y lo que es mejor, crea ese ambiente de tolerancia religiosa que tanta falta nos hace a todos. En nuestros días hay muchos problemas que no se van a resolver quitando la misa. Muchas veces pienso que hay quien disfruta atacando a todo lo religioso y máxime si es el catolicismo. No es nuevo que me queje de la pasividad de los cristianos. Es verdad que tras surgir la noticia, los índices de audiencias de la misa de La 2 subieron a cotas de record, pero sigo pensando que ese es un calentón de un día. El activismo cristiano que defiendo es el mismo que promulga el Papa; salir a la calle sin ocultar nuestra condición de cristiano católico. Nosotros los cristianos también tenemos que reivindicar nuestros derechos. No nos podemos situar en una posición de mosqueo contemplativo.

Debemos ser lo que decimos que somos y seguir viviendo la misa, seguir ayudando al prójimo, seguir aportando cosas a la sociedad desde nuestra condición cristiana y así, podremos decir que quien no quiera ver ni oír la misa en la televisión, lo tienen fácil; que cambien de canal, la oferta es amplia y variada, pero que dejen la misa de La 2. Muchas personas mayores y enfermos, entre otros, lo agradecerán.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios