La Platea

Juanma G. Anes

El grito de Sergio, el grito de Ángel, los gritos de todos

Sólo la unión puede llevarnos a cotas más altas por muy duro que sea el camino

Desde hace ya mucho tiempo cada encuentro del Recre ha dejado de ser un simple partido de fútbol. Todo lo acontecido alrededor del Decano a lo largo estos últimos años ha provocado que este juego de pelota, con el que todos deberíamos disfrutar como simple divertimento y evento deportivo que es, se haya convertido en una reválida semanal de vida. Cada gol y cada victoria de los nuestros sirven de bocanadas de aire para seguir encarando el presente y el futuro. Cada tanto en contra y cada derrota son, sin embargo, puñales clavados por la espalda.

Al entrar en el túnel de vestuarios tras terminar el duelo del pasado domingo, con esos tres puntos vitales en el zurrón, el central Sergio González respondió a los aplausos de los que aún quedaban en la grada puños al aire, realizando un bonito gesto espontáneo que combinaba rabia y agradecimiento; poco después apareció el míster, Ángel López, con gestos similares… pero aderezados con más rabia y más coraje aún. "¡¡Este es el camino, esta victoria es vuestra, os la merecéis y vamos a seguir partiéndonos la cara por vosotros!!". Yo no sé si ésas fueron las palabras exactas que salieron de su boca, la verdad, porque la distancia y la algarabía que se montó en ese momento me impidió oírlas, pero la soflama a viva voz que le salió del alma no debió ser muy diferente a eso. Quizás haya a quien le parezca que estas escenas de cercanía con la grada son fotogramas y posturitas de cara a la galería; a mí, desde luego, no es que me parezca que no sobran, sino que las considero imprescindibles. Este club, su situación, su pasado reciente y su gente merecen una conexión entre futbolistas-entrenador-afición muy caparrosiana, muy especial, que para eso ha sido también muy especial lo que esta gente ha hecho por su equipo.

Esos vehementes gestos de Sergio y de Ángel representan los gestos de rabia y de coraje que todos los recreativistas llevamos dentro. La unión nos libró de una muerte segura hace bien poco y sólo la unión puede llevarnos a cotas más altas por muy duro que sea (que lo va a ser) el camino. Sigamos en esa senda, que el grito más fuerte, y el más esperado por todos, aún está por llegar.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios