Órsay

José Ángel González

El fútbol reclama su sitio

Cuando todos nos las prometíamos muy felices, de pronto vuelve el vértigo

El fútbol reclama hoy por hoy el protagonismo que ha perdido en el Recre en los últimos años. Todos hemos clamado al cielo por una solución económica, todos hemos pedido un camino financiero viable, todos hemos creído tocar el cielo con la firma del acuerdo con la Agencia Tributaria y el levantamiento del embargo. ¿Y? Ahora llega el fútbol, con toda su carga de inexactitud y azar, y nos baja al suelo de golpe, sin preguntar ni atender a más razones que las deportivas. Hoy, con el camino marcado en lo económico, todo puede quedar en nada si falla el fútbol y la pelotita deja de entrar.

Sin olvidar la estabilidad general, hay que destacar que un club de fútbol vive y sobrevive por el fútbol. Años atrás se pasaron penurias que casi hacen desaparecer al Decano. Pero todo quedó en el casi. Sobre el verde se puso lo necesario para mantener la categoría y asegurar la vida. Las penas son menos penas si hay victorias que saben a gloria.

En este punto en el que se encuentran el Recreativo y los recreativistas, al borde del descenso, me pregunto si no se estiró demasiado la cuerda y perdimos la perspectiva de lo que, en verdad, importa en este mundo de resultados.

Lo ideal sería contar con una entidad tan consolidada que diera igual la categoría en que militara, aunque fuera la Tercera División, como así fue durante decenas de años en siglos pasados. Pero el fútbol moderno devoró al romántico que sueña con señas de identidad históricas y manuales de conducta.

Paradojas futboleras que hacen que, cuando todos nos las prometíamos muy felices, nos vuelva el vértigo de pronto y haya que jugarse el futuro del Decano once contra once. Ojalá que todo salga bien y aprendamos que nunca el fútbol puede quedar relegado a un segundo plano.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios