Tribuna

mANUEL cAMACHO

Una final y punto

La derrota de Lorca puede tener más consecuencias de las imaginables. Cierto es que la ventaja con la línea roja a falta de cuatro jornadas es estimable para el Decano. Pero una derrota (toco madera) ante el Melilla podría encender de nuevo unas alarmas que llevan varias semanas en el olvido.

Ya lo dije una y mil veces. La vida del Recre es tormentosa y es la ola que viene y que va. Igual es sol que drama al minuto siguiente. Es el sino del Decano, luego no se imagina su vida en la paz. Así se ha escrito su historia y, salvo algunos años, siempre ha sido sinónimo de preocupación. Y tiene mérito sobrevivir tantos años.

Viene el Melilla, decía. Y desde la ciudad norteafricana ya ha comenzado el baile por lo que pueda pasar. Hasta el mismísimo alcalde se ha encargado de llamar la atención antes de su comparecencia en el Nuevo Colombino. Cada cual juega sus bazas y da la impresión de que vale todo. Con las preocupaciones que tiene que tener ese hombre. Y se mete a teledirigir al árbitro del domingo.

Así la cuestión sería conveniente que el Recre se tomara la cita como si fuese el último partido de su vida. Le da en el olfato al entrenador albiazul que harán falta sumar un triunfo y un empate en lo que resta para salvaguardar muralla y salud. La plantilla debería echarle cuenta. Si después sobra algo, que se lo guarden para sí que se lo merecen. Pero ni que decir tiene que la victoria se antoja fundamental para pensar que está casi hecho.

No será fácil porque ellos se juegan poder luchar por el ascenso. Así que se espera batalla. Unos por la gloria y los otros por la salud. Puestos a medir, parece más importante lo segundo, luego se espera a un Decano armado hasta los dientes y dispuesto a conquistar cada centímetro del campo. Ganar es acercarse a la vida y dejar la responsabilidad a otros. Por cierto, el patio se rebela, luego la paciencia tiene un límite. Pero antes de pensar en los penaltis hay que salir vivo del partido y de la prórroga.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios