Órsay

José Ángel González

Al final del camino

En el Recreativo el diagnóstico más habitual es la arritmia. Arriba y abajoNadie dijo que fuera fácil, pero no muchos preveían que la espera fuera tan larga

El Recreativo de Huelva sigue en peregrinación. Un viacrucis necesario que con las arcas bloqueadas no sabe muy bien a dónde le va a llevar. Espinas y cardos está encontrando en el camino, tanto en lo deportivo como en lo organizativo. Vive un temporal que lo tiene parado en medio de la carretera y que soporta con grandes dosis de paciencia y mucho recreativismo.

El Decano estaba muerto. Y ahora mantiene un hilo de vida a la espera de que el pulso le vuelva al enfermo. Y es la arritmia su diagnóstico más habitual. Arriba y abajo, ilusionados y desilusionados, con soluciones y problemas… y todo sin descanso posible. Una montaña rusa que sigue teniendo mareados a los aficionados.

Nadie dijo que fuera fácil. De hecho, en muchas ocasiones se proclamó la dificultad del momento. Pero no muchos preveían que la espera fuera tan larga. Nunca es momento de perder los nervios, pero tampoco es posible pedir tranquilidad constantemente cuando el club sigue cogido con pinzas.

Muchos, dentro y fuera del Recreativo, piden un plan. Y no les falta razón. Todos sabemos que hay que pagar a la Agencia Tributaria. Pero también es necesario que el organigrama interno del Recre, que trabaja a golpe de sentimiento, pueda tener objetivos a corto plazo que animen su complicado día a día. La senda hay que recorrerla con la esperanza de que la alegría llegue al final del camino.

El domingo vuelve el Recre al césped del Nuevo Colombino. Y por dos horas se nos olvidarán los problemas… lo del club y los de nuestras casas. Pero el futuro del Decano seguirá en juego tras el pitido final del árbitro.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios