La Platea

Juanma G. Anes

La esquina y el 'esquinófobo'

Tras leer unas recientes y tronchantes declaraciones se ve que hay gente tan obsesionada con Huelva que, aunque intente disimularlo, le tiene una fobia incurable a nuestra pequeña y acogedora esquinita sureña. Hay cabezas que no dan para más pese a que busquen, infructuosamente, un nuevo lavado de imagen.

Desde su esquina, la vieja Onuba ha logrado sobreponerse a absolutamente todo. Gran habilidad tuvieron siempre los choqueros para doblegar a los personajes más dañinos que por estos lares moraron. Tardamos en reaccionar, sí, pero cuando hay que coger el toro por los cuernos, se coge. No es casualidad que aquí, y sólo aquí, Cristóbal Colón diera con un puñado de valientes que le permitieron descubrir medio mundo. Cierto es que las potencialidades de esta tierra no fueron nunca aprovechadas como hubiera sido menester, pero eso ya lo sabemos todos.

Si hay quien pregona tal afirmación como algo novedoso, creyéndose el nuevo catedrático de Geopolítica de la Complutense, lo que en realidad confirma es que es un gaznápiro al cuadrado. Y si lo hace intentando desprestigiar a esta bendita tierra debería saber que postularse públicamente como detractor es, para Huelva, el mejor de los halagos posibles.

Esta esquina dio a conocer a España entera hace doce meses (y vaya si España entera se enteró) el nombre y los apellidos de uno de sus grandes males, al mismo tiempo que lleva un año demostrando que, de forma humilde, también en fútbol es capaz de obrar milagro tras milagro. El nerviosismo de alguno es comprensible: cada pequeñísima noticia positiva que logra el Decano se le transfiere, instantáneamente, en forma de episodio diarreico agudo. Oiga, que yo entiendo que haya quien no soporta las esquinas porque se siente más cómodo en espacios abiertos, en terrenos circulares o donde sea; muy respetable es esa postura, por supuesto. Mientras, el recreativismo acompaña los livianos pasos adelante de su club y de su equipo con una sonrisa cada vez mayor en el semblante. Es lo que tiene esta esquina "con vocación de seguir siempre siendo una esquina": que se ríe como nadie de los 'esquinófobos'.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios