Órsay

José Ángel González

Intensidad

El recreativismo está encendido. A nada que se le acerca la mecha explota con algarabía

El Recreativo, a tenor de lo que unos y otros dicen, se va a jugar en los próximos meses su futuro como institución deportiva. Pagos, deudas con Hacienda, acreedores, intereses de demora y otros tantos términos jurídico-económicos alertan a los aficionados. Pero, sobre ellos, poco tiene que decir la afición más que exigir y confiar en que lo que haya que pagarse se pague para seguir presumiendo de ser los primeros de España.

Pero como las malas noticias vienen solas, hoy quiero inaugurar mi temporada con una magnífica noticia sobre el Recre. Después de mucho tiempo, demasiado, el club de la elástica azul y blanca ha recuperado la estabilidad futbolística que necesitaba. Y lo ha hecho de mano de un entrenador, José Luis Oltra, que sin engaños y con cercanía ha logrado recuperar el sentimiento de unidad entre los, hasta ahora, pocos onubenses que acuden cada fin de semana al estadio Colombino.

El Recreativo es un equipo que tiene marcado en sus 125 años unas señas de identidad que son realistas. Muy equivocados están aquellos gurús del fútbol que, con responsabilidad en el club y fuera de él, creen que tenemos la obligación de ascender, jugando de tacón y metiendo tres goles en cada partido. Esas florituras, en España, están sólo al alcance y exigencia de blancos y azulgranas.

Al Decano siempre le fue bien creer en el orden táctico y apelar al sentimiento y al esfuerzo como pilares de su juego. Y en eso está basando la presente. Por ahora, para muchos de los recreativistas, la Liga ha comenzado de manera inmejorable. Sin mentiras. Jugando a aquello que sabemos que podemos jugar. En cuatro partidos ya tenemos ocho puntos, cuatro goles a favor y uno en contra. Equilibrados. Con la sensación de que no es flor de un día y que se puede intentar mantener en una Liga larga y complicada. Ya sabemos que el final es lo que cuenta, pero también sabemos que con una base fuerte todo es más fácil.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios