Otra vez Dickens

Multicines La Dehesa Islantilla, CineBox Aqualon Puerto Huelva y El Condado Cinemas 7.- T.O.: 'Ghosts of girlfriends past'.- Producción: Estados Unidos, 2009.- Duración: 100 minutos.- Dirección: Mark Waters.- Guión: Jon Lucas y Scott Moore.- Fotografía: Daryn Okada.- Música: Rolfe Kent.- Montaje: Bruce Green.- Intérpretes: Matthew McConaughey, Jennifer Garner, Michael Douglas, Breckin Meyer, Lacey Chabert, Robert Forster, Anne Archer, Emma Stone.

A los pocos días de publicar aquí la crítica de la película Cuento de Navidad, estrenada el 13 de noviembre del recién terminado 2009, como adelanto de los días navideños, aparecía en esta misma sección un comentario al respecto que yo titulaba Mi querido Dickens, en el que yo glosaba la cantidad de versiones que han hecho en el cine basadas en el famoso cuento A Christmas Carol, del entrañable escritor británico (1812-1870). Bien pues habrá que añadir una más ya que se trata de una nueva visión cinematográfica de aquel inefable relato navideño.

Si los fantasmas, que se le presentaban al malvado Mr. Scrooge, eran los espectros de sus antiguas navidades y de sus remordimientos, los que se revelan al fotógrafo de moda Connor, escéptico en temas de amor y matrimonio, que multiplica sus relaciones con distintas mujeres, sin que formalice ninguna de ellas, son igualmente conminatorios. En la boda de su hermano Paul, coincide con su ex novia Jenny. El encuentro no es nada positivo y además se le aparece el espectro de su fallecido tío Wayne. Éste le anticipa las visitas de los fantasmas de sus ex novias pasadas, presentes y futuras, que le harán ver su penosa conducta con las mujeres que le augura un futuro nada recomendable. ¿Podrá rectificar?

Este cambio de una especie de un infame Mr. Scrooge, convertido en un moderno paparazzi mujeriego, en una suerte de giro femenino o feminista del cuento dickensiano, le sirve a Mark Waters, del que recordamos con poco aprecio títulos como Ponte en mi lugar (2003) y Chicas malas (2004), no cambia mucho los planteamientos de una comedia estrenada en Navidad, sin Navidad en la película, al contrario de lo que ocurre en la historia que inspira este argumento. No hay nada ocurrente ni mucho menos ingenioso en este intento de pasatiempo divertido que a duras penas logra animar al espectador.

La utilización de este clásico de la literatura deviene aquí en un ejercicio baladí. Por lo endeble del guión y lo agotador de una puesta en escena que no nos revela nada nuevo en el género, sino que lo empobrece, convirtiéndolo en un espectáculo perfectamente prescindible y totalmente vacío. No, no tiene suerte la comedia en los últimos tiempos y todo porque sus artífices no hacen más que cometer los mismos errores. Puede haber algún pasaje medianamente acertado en su tono jocoso y está el ejemplo de este protagonista de vida superficial, habituado a frecuentar a las mujeres para satisfacer sus deseos sexuales sin más compromisos.

En cuanto a la interpretación el popular Matthew McConaughey cumple uno más de sus compromisos nada relevantes, Michael Douglas disfruta de un papel agradecido como el tío Wayne, un veterano play boy muy ligero de cascos -de tal palo- y la bella Jennifer Garner, cuyos atractivos no corren pareja con su destreza interpretativa.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios