El verano de Giacchino

A Michael Giacchino (New Jersey, 1967), el compositor de moda en Hollywood, se le ha acumulado el trabajo entre finales de 2014 y comienzos de 2015 para llegar a tiempo a tres de las películas más importantes de la rentable temporada veraniega. Y con Jupiter Ascending de por medio. En apenas un mes se han estrenado en Estados Unidos y Europa Tomorrowland y Jurassic World, y este viernes llegó a las carteleras españolas Del revés (Inside Out), la nueva entrega animada de Pixar, tres grandes retos para quien está llamado a ser el compositor que tome el testigo, si no lo ha tomado ya, de Williams, Goldsmith o el recientemente fallecido James Horner en los créditos musicales del cine de gran espectáculo para las masas.

"Literalmente no había margen de error", comentaba el compositor a Variety: "Los calendarios estaban cerrados y enfrentados unos a otros. Al día siguiente de terminar una, tuve que ponerme con la siguiente. La buena noticia es que los tres directores (Brad Bird, Colin Trevorrow y Pete Docter) se conocen y son buenos amigos", explicaba.

No es la primera vez que le ocurre esto. Ya en 2009 se le juntaron de cara a los estrenos de verano tres títulos potentes como Star Trek, Up, por la que acabaría obteniendo su primer y único Oscar, y Land of the Lost.

El innegable oficio, talento y rapidez de Giacchino para estos empeños y circunstancias de producción se ponen de manifiesto en tres trabajos exigentes y variados que han requerido más de una hora y media de música incidental cada uno, además de las labores de orquestación y preparación para la grabación.

Para Tomorrowland (Walt Disney Records), la cuarta colaboración de Giacchino con Bird tras Los increíbles, Ratatouille y Misión Imposible, ha compuesto lo que él llama un score "optimista" a pesar de su premisa, en el que los motivos (apenas tres) no están tanto asociados a personajes como a los temas de la realidad, la infancia y la ciencia/descubrimiento. Su música asume las coordenadas del fantástico y toma impulso épico desarrollando las fanfarrias con apoyo coral y esos proteicos pasajes de acción en los que el compositor suele ofrecer siempre lo mejor de su oficio para ajustarse al montaje y al ritmo desde la propia instrumentación, con protagonismo de la percusión y el piano, y su alternancia en una fuga constante.

Jurassic World (Backlot Music/Universal) tenía el gran reto de incorporar nuevo material melódico a los ya conocidos y tarareables temas de Williams para las primeras entregas de la saga, y Giacchino, que precisamente empezó su carrera componiendo el score para el videojuego de Parque Jurásico, vuelve a salir airoso del empeño infiltrándose entre las líneas maestras del compositor de Indiana Jones y ET sin perder su propia identidad. Así, vuelve a regalarnos uno de esos motivos sencillos de apenas unas pocas notas (como los de Perdidos o Super 8) que crece y se transforma en sus respectivas variaciones y orquestaciones, que también cuentan con el suplemento de la masa coral para enfatizar la épica aventurera. Por momentos sombrío y amenazante, este score vuelve a demostrar las mejores prestaciones de Giacchino en largas secuencias de acción encadenada sostenidas por una música en constante mutación rítmica y tímbrica deudora de las técnicas y sonoridades de vanguardia: los cortes Chasing the Dragons o Raptor your head on o Costa Rican standoff son tres buenas muestras de su talento para las dinámicas cambiantes.

Pero es Del revés (Pixar/Disney Records) el filme donde Giacchino parece haberse puesto más a prueba lejos de los códigos musicales de la acción y el gran espectáculo para gran orquesta. De nuevo junto a Pete Docter, el director de Up, Giacchino despliega una paleta de color mucho más limpia y luminosa destinada a tocar las emociones y fibras más elementales desde lo melódico, la ligereza (que parodia o cita en ocasiones el easy listening de los 50 y 60) y la sencillez instrumental, que incluye en esta ocasión la presencia (discreta) de los sintetizadores junto al color del piano, el órgano, las guitarras, la batería o el trombón, utilizado como recurso cómico.

Giacchino responde así al requerimiento de Docter de una música que "provenga del interior de los personajes, de sus pensamientos", como comentó el compositor a Pixarpost. La banda sonora de Del revés se empapa de aires jazzísticos y circenses e incluye pasajes que parodian la música de terror de serie B para describir el funcionamiento del Subconsciente. No en vano el filme materializa como personajes las ideas y estados de ánimo de los distintos miembros de una familia en crisis. Una crisis resuelta desde el humor, la luz y el optimismo incondicional que destila la música.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios