Una trama grotesca

CineBox Aqualon Puerto Huelva y El Condado Cinemas 7.- T. O.: 'Flypaper'.- Producción: Estados Unidos, 2011.- Duración: 87 minutos.- Dirección: Rob Minkoff.- Guión: Jon Lucas y Scott Moore- Fotografía: Steven Poster.- Música: John Swihart.- Montaje: Tom Finan.- Intérpretes: Patrick Dempsey, Ashley Judd, Jeffrey Tambor, Mekhi Phifer, Tim Blake Nelson, Pruitt Taylor Vince, Octavia Spencer, John Ventimiglia, Matt Ryan

En realidad lo que vemos no son dos atracos sino tres. Pero en el fondo lo que pretenden los artífices de esta película es repetir, a su manera, los esquemas de Resacón en Las Vegas (2009), por algo sus guionistas son los mismos, Jon Lucas y Scott Moore, hoy por hoy uno de los títulos más taquilleros de los últimos tiempos. Los tenemos también en El cambiazo (2011), película actualmente en cartel. Atraco por duplicado más que una comedia negra propende mayormente a la comedia del absurdo con personajes caricaturescos, grotescos y bufos que nos desplazan a un lugar cerrado donde ocurren las cosas más disparatadas protagonizadas por unas bandas de atracadores que coinciden robando en un banco. Es decir en el mismo sitio y a la misma hora.

Y así tenemos a Tripp Kennedy entrando en una sucursal bancaria justo antes del cierre del establecimiento y en el mismo instante en que dos bandas, cada una por su lado, se disponen a perpetrar un atraco. Cuando empiezan los disparos se echa sobre la bella cajera Kaitlin para protegerla. La situación llega a un punto de inflexión en el enfrentamiento entre las dos bandas, una integrada por ladrones profesionales y la otra compuesta por dos aficionados. El sistema de seguridad de cierre del banco previsto a su hora funciona y todos quedan atrapados. Unos y otros, y también los clientes y empleados, tratarán de salvar la situación. Con lo que no cuentan es con un cliente muy especial que actuará con una eficaz clarividencia y admirables dotes deductivas.

Múltiple juego cómico ya que son diversas las parodias que aquí se nos presentan en este asalto a un banco donde fundamentalmente se plantea un descabellado duelo sin sentido entre unos expertos en la tecnología del robo para ejecutarlo con perfecta precisión y dos ineptos sin preparación algún apara tamaña empresa. Pero en el tinglado de esta farsa delincuencial entran también rehenes que junto a los captores encarnan una situación crítica en la que unos y otros revelarán sus condiciones humanas.

El planteamiento argumental es interesante en principio, pero, como suele ocurrir en estas comedias, guionistas y realizador se inclinan por lo más fácil, si bien las actitudes de los personajes van dando alas a la curiosidad del espectador. Sin embargo la aparente desenfadada trama por su larga duración va haciendo mella en el público, tanto por la debacle de los acontecimientos, la sospecha colectiva y la dudosa identidad del tal Vicellous Drum, el hipotético cerebro de este absurdo atrapamoscas -no olvidemos que ese es el título original: Flypaper-, como por la enrevesada trayectoria del relato. Desechada toda lógica, imposible de reconocer en esta caricaturesca historia, nos quedaremos con la diversión que a la mayoría les basta para pasar el rato. A nosotros también.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios