Un sentir que va desde lo jondo a la vanguardia

  • La Bienal ofrecerá desde mañana 20 estrenos absolutos que representan la diversidad de las sensibilidades flamencas

La presea de orgullo por la obtención del reconocimiento de Patrimonio de la Humanidad golpea en el pecho con vocación cardiaca. El flamenco, acusado malintecionadamente en ocasiones de arcaico y anacrónico, demuestra un año más cómo se pueden compaginar la raíz y la vanguardia. En el caso de la Bienal, la creatividad y la innovación vuelven a superarse; en esta edición, dirigida por Rosalía Gómez, la programación oficial -desde mañana al 30 de septiembre- ampara hasta 20 estrenos absolutos. Renovarse sin morir y, además, conservando la esencia y los parámetros de lo jondo. Desde los nuevos aires que puede aportarle al género la cantaora Marina Heredia hasta el regusto clásico de Pepa Montes. El aroma añejo de La Farruca se aproxima a los vientos que llegan de la danza de la India, sin miedo, sabedora de que en el intercambio sólo hay un vencedor, el arte. El flamenco se proclamará durante las próximas semanas epicentro de la cultura en la Bienal. Pasará la sombra de Shakespeare con Macbeth, vivirá la magia dramatúrgica de Federico García Lorca, volverá el aroma de José Monge Cruz en la voz de quienes heredaron su alma, porque su voz jamás podrá reencarnarse. Flamenco en la sangre, como lo porta el jerezano Jesús Méndez; flamenco en los arrabales, como Javier Barón y Esperanza Fernandez nos evocan; flamenco con mensaje, como el alegato cabal que arroja Ana Morales o el tributo a la mujer de Manuela Carrasco. Fernando Romero, Aurora Vargas, José Galán, Úrsula López..., todos se encomendarán a partir del lunes a un mismo sentimiento. Flamenco...

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios