introspectivas: música y músicos

La sensibilidad desde la percusión

Si existe un espejo en el que se miran los baterías y percusionistas de Huelva es sin duda en el talento de Antonio Coronel, músico por convencimiento y orgullo para muchos onubenses, aunque desafortunadamente hace algún tiempo tuvo que marchar de Huelva para ser el gran profesional que es. Empezó a tocar con cinco años en la Banda de la Cruz Roja en Huelva y a los diez ya había terminado el Grado Elemental en los conservatorios de Sevilla y Cádiz. Se presentó por libre, por supuesto, ya que en Huelva no había posibilidad de estudiar en un Conservatorio. Curiosamente, lo que tocaba era el piano, no la percusión. Pero lo que él quería tocar era la batería, ya que ese instrumento no lo podía estudiar en ningún sitio, decantándose por las teclas como sustitutas. Mientras tanto, tocaba en Huelva con bandas compuestas por amigos y con grupos ya conocidos como Jarcha o Alameda. Más tarde terminó marchándose a Los Ángeles, en Estados Unidos, a estudiar en el Musicians Institute.

Se considera muy afortunado siempre, ya que ha estado implicado en buenos proyectos durante mucho tiempo. Ha trabajado con Manolo Sanlúcar en Tauromagi, con el productor Pino Saglliocco, que fue manager de Matt Bianco o Spandau Ballet entre otros, grabando con ellos discos y haciendo giras por Inglaterra, llegando a trabajar de telonero de Michael Jackson en su última gira por España. También ha realizado giras con el grupo de percusión Stomp, llegando a grabar una película que se tituló Ritmos del Mundo.

Ha trabajado con casi todos los artistas flamencos que hoy en día están en la palestra, como Miguel Poveda, Arcángel, Juan Carlos Romero, Diego Carrasco, Israel Galván , Enrique Morente, Eva la Yerbabuena, Carmen Linares y un largo etcétera, grabando para todos ellos en sus trabajos discográficos.

En la actualidad está inmerso en la gira de directo con Miguel Poveda, Carmen Linares, Arcángel y Juan Carlos Romero. A nivel personal, mantiene un proyecto muy interesante con un batería afincado en París, haciendo performance con proyecciones de vídeo. También está a punto de presentar un libro-disco donde explica los diferentes ritmos flamencos tocados con cajón y con la batería. Nos confiesa que está muy ilusionado con esto, ya que espera dar clinics por toda España presentándolo.

Cuando viaja a Estados Unidos queda impresionado por la cantidad de proyectos, ideas y trabajos que se están desarrollando a nivel musical. En Europa, un poco menos, pero también se está moviendo la cosa. Sin embargo, en España va bastante regular, pensando, con toda la sinceridad del mundo, que no estamos en nuestro mejor momento. Y no se ciñe a estilos, sino de la música en general. Tiene la sensación que es un tema cultural. En Francia, por ejemplo, hay un teatro como el de la Maestranza de Sevilla por cada pueblo de más de treinta o cuarenta mil habitantes, teniendo una red de teatros descomunal con una programación tremenda. Es normal que haya más trabajo y todo se mueva mucho más. Aun así, se considera un privilegiado, ya que el flamenco, de todas formas, es la música que mejor está de todas las coexisten en España.

En cuanto a la actividad cultural de Huelva, recuerda que, cuando vivía aquí, había al menos un Festival de Jazz donde tocaban primeras figuras. Ahora no hay nada de nada. Triste, pero es así. Quitando el Festival de Cine, poco más podemos destacar. No hay movimiento alguno y el artista que tenga inquietudes tiene que salir fuera. Huelva no destaca por la cultura, desgraciadamente.

Cree que para solucionar todos los problemas que nos acucian en términos artísticos y culturales, tendríamos que aunar voluntades y entender que la era digital es una realidad, sí o sí, y el que no lo quiera ver, se quedará en el furgón de cola. Esto implica que toda la infraestructura anterior está obsoleta y hay que adaptarse a lo que viene.

Afirma que los artistas tienen que trabajar más de manera individual para poder venderse a nivel mundial utilizando los recursos tecnológicos que hoy en día tenemos. Son enormes las posibilidades que poseemos si sabemos aprovecharlas. No se puede depender de tantos intermediarios para poder ofrecer tu trabajo al mundo. Internet te da la oportunidad de que seas tú mismo quién lo haga.

Entre los posibles recursos que deberían existir para mayor desarrollo, estima con rotundidad que se necesita más aportación económica para empezar, pero con la que está cayendo, prefiere no hablar. Sin apoyo tanto privado como institucional, no hay nada que hacer. Del mismo modo, aumentar el número de escuelas de arte en general e intentar traer artistas de relieve para que den masterclass, clinics, conferencias, conciertos, exposiciones y fomenten así, la inquietud en los jóvenes. Entre sus planes de futuro, pretende seguir con los trabajos de directo, continuar con el dúo y trabajar duro con el tema de los clinics y del libro-disco.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios