Fila siete

El ritmo de la intriga

Multicines La Dehesa Islantilla, CineBox Aqualón Puerto Huelva, CineVip Lepe. El Condado Cinemas 7 y Al Andalus Punta Umbría.- T. O.: 'Taken 2'.- Producción: Francia, 2012.- Duración: 92 minutos.- Dirección: Oliver Megaton.- Guión: Luc Besson y Robert Mark Kamen.- Fotografía: Romain Lacourbas.- Música: Nathaniel Méchaly.- Montaje: Camille Delamarre y Vincent Tabaillon.- Intérpretes: Liam Neeson, Maggie Grace, Framke Jansseen, Rade Serbedzija, Luke Grimes

Esta película es una secuela de la que vimos con el simple título de Venganza (2008), de Pierre Morel, hace poco más de cuatro años y cuyo éxito fue notable. Sólo ver la presencia de Luc Besson, hombre fuerte del cine francés, nos basta y sobra para comprobar otra firme apuesta por un cine de proyección internacional que es lo que siempre ha pretendido el gran cineasta galo, productor y guionista de esta película, que, como su precedente, no es ni más ni menos que la crónica de un secuestro, realizada con la factura y el talante propios de una producción norteamericana.

Dirigida en esta ocasión por Oliver Megaton y protagonizada por Liam Neeson, éste le proporciona ese marchamo de solidez y eficiencia que todo film con grandes ambiciones, dentro de su género y pretensiones, debe comportar. Después de haber liberado a su hija de un secuestro -lo que vimos en la primera película-, Neeson retoma el personaje de Bryan Mills, exagente de la CIA, quien disfruta de unas vacaciones en Estambul cuando un grupo sicarios mafiosos intenta secuestrarle a él, a su ex mujer y a su hija, Kim. Será ésta, aprendiza aventajada de la sagacidad y destreza policiales de su progenitor, la que deberá rescatar a su padre y evitar así que los criminales consumen su venganza.

Luc Besson, cerebro de esta realización, ha sabido aprovechar el éxito taquillero de aquella Venganza para incidir en ese cine de producción francesa que ha abierto fronteras internacionales. Con el aire del thriller clásico y la intriga correspondiente, en la película lo que domina es la acción. Oliver Megaton, un graffitero al que Luc Besson convirtió en director, realizando con éxito Exit (2000), ha sabido aprovechar ventajosamente las características del protagonista, interpretado por Liam Neeson, un personaje que sabe salir airoso de las peores circunstancias como es la de este relato en el que el secuestrado es él.

Puede decirse que hemos visto ya muchas de estas cosas en películas que podríamos citar, pero estoy seguro de que son muchos de los habituales de este género cinematográfico, quienes lo recordarían con facilidad. El realizador no ha hecho más que darle a la, a veces incontenible acción, esos mecanismos que pueden proporcionar fuerza y expresión a una aventura que tiene mucho parecido con esa crónica negra de la delincuencia desalmada y asesina que, hoy más que nunca, asalta los primeros planos de un telediario o las páginas de sucesos de nuestros periódicos. Es lo más positivo que puede decirse de esta nueva venganza.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios