La palabra arrebatada a los dioses

  • Jesús Vigorra lleva este jueves al Teatro Romano de Itálica una particular lectura, "y no un espectáculo al uso", de la 'Ilíada' La poeta Carmen Camacho y los Pony Bravo participan en ella

Impresionado por la hondura de los sentimientos que encerraba aquella tragedia y la fuerza de sus personajes, Alessandro Baricco reflexionó sobre lo bello que sería compartir la Ilíada en una lectura pública y se propuso un empeño complicado, el de concentrar el texto de Homero en una versión que atrapara la atención del disperso, inconstante, espectador contemporáneo. En su traición al clásico, el autor de Seda y Novecento decidió dar nuevos bríos al material original relegando a los dioses y limitando la narración a los propios personajes. Tiempo más tarde, ante un ejemplar de esa obra -Homero, Ilíada, editada en España por Anagrama- y emocionado por la fortuna con la que se había saldado ese trasvase, el periodista Jesús Vigorra también se ilusionó con otro proyecto, llevar aquellas palabras al Teatro Romano de Itálica "como Baricco había hecho en Turín".

Homero, Ilíada, título con el quese inaugura en Itálica, este jueves -a las 22:30; entradas a 10 euros en ticketmaster.es-, una nueva edición del ciclo Teatros Romanos de Andalucía, no es, como señalan sus responsables, "un espectáculo al uso". Vigorra, "obsesivo de las voces", reclutó un reparto formado no sólo por actores -aunque estén presentes Antonio Garrido y Marisol Membrillo- sino por profesionales de dicción y garganta privilegiadas que darían "intensidad a la palabra" en esta lectura del clásico. Julia Oliva, especialista en doblaje "que ha educado a muchísimos intérpretes en Andalucía" o el veterano Antonio Andrés Lapeña, fundador del Teatro del Mediodía y antiguo director del Instituto Andaluz del Teatro, participan en una producción a la que también fueron invitados otros creadores curtidos en defender textos ante el público: la poeta Carmen Camacho, entre otros, y el músico, también autor de una poderosa literatura, Fernando Mansilla. Camacho y Lapeña son quienes firman una adaptación del Homero, Ilíada de Baricco. "Respetamos la estructura narrativa del clásico, pero hay un mayor dinamismo en la manera en que contamos la historia", afirma Lapeña sobre una obra en la que sus artífices tenían claro "que no podía pasar de hora y media".

En su propuesta, Vigorra también involucra a José Luis Castro, director escénico y antiguo responsable del Maestranza, para que coordine este montaje, y al creador granadino que se esconde tras Visuales Tama para que reinterprete desde sus proyecciones el universo descrito por Homero. Pero uno de los reclamos más atractivos de esta Iliada es la presencia de los Pony Bravo, que recuperan parte de su repertorio y apoyarán con su música algunos momentos destacados de la obra. "Cuando estábamos gestando esta historia -explica Vigorra-, rápidamente tuvimos como referencia una Antígona muy recordada que hizo Esperpento y en la que participaban los Smash. Nos preguntamos qué grupo nos gusta ahora, cuál es el que suena, y al momento nos salió el nombre de ellos. Su Ninja de fuego es la historia de Helena, El guarda forestal es Príamo en su empeño de que no le quemen la ciudad, y un tema como El mundo se enfrenta a grandes peligros refleja bien lo que se está contando".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios