Dulce Pontes - Cantante

"La música es el mejor medio artístico para indagar en lo que no se conoce"

  • La emblemática vocalista y compositora portuguesa comienza el próximo viernes en la Expo de Zaragoza la gira compartida con Estrella Morente, que finalizará en Sevilla el 13 de septiembre

Derrocha simpatía y parece disfrutar a gusto con lo que hace, pero a la vez muestra una rigurosidad extrema cuando habla sobre su oficio. La portuguesa Dulce Pontes (Montijo, 1969) ha regalado a la contemporaneidad discos impagables como Caminhos (1996) y O primeiro canto (1999), en los que emplea los géneros tradicionales lusitanos como argumento para la universalidad vía world music. La semana pasada interpretó en Málaga O coraçao tem tres portas (2007), una libre recreación del fado grabada en Dulce Estrella, compartida con Estrella Morente, que el 11 de julio arrancará en Zaragoza.

-¿Cómo ha evolucionado su relación con el fado durante los cuatro años que ha dedicado a gestar y grabar O coraçao tem tres portas?

-Bueno, este trabajo no incluye sólo fado, también otros folclores portugueses y algo de música medieval. Me siento muy satisfecha con el resultado, ha sido un proceso continuo que ha ido ganando tonalidades con los años y que hoy es una experiencia bien distinta a lo que fue al comienzo. De todas formas, he dedicado la mayor parte de los últimos meses a la gira compartida con Estrella Morente, que empezamos el viernes que viene en la Expo de Zaragoza y pasará por varias capitales andaluzas: Córdoba (16 de julio), Cádiz (26 de julio) y Sevilla (13 de septiembre).

-Imaginaba que tendría ganas de hablar sobre este proyecto.

-Sí, tengo mucha ilusión puesta en esto. Estrella y yo hemos conectado de una manera increíble y el resultado es muy interesante. Hemos protagonizado un casamiento musical que dará mucho que hablar. Yo siempre he admirado a Estrella, siento verdadera pasión por su voz y quería estar a la altura. En los ensayos lo pasamos muy bien.

-¿Si no es divertido, definitivamente, no merece la pena?

-Cierto. Estrella y yo nos divertimos muchísimo, y si no fuera así seguramente no habríamos seguido adelante con la gira. Pero esto no es lo más importante: lo primordial es la música. Con Estrella y el resto de músicos que nos acompañan hemos sido capaces de realizar un trabajo delicado, libre, sin estrés, pero a la vez serio y disciplinado, porque sabemos que embarcarnos en una iniciativa así entraña una gran responsabilidad. Queremos que quien nos juzgue lo haga con motivos en la mano, con material que valorar en peso.

-¿Han intentado buscar puentes entre el fado y el flamenco?

-Sí, pero esto responde a la seriedad de la que antes te hablaba. Hay puntos en común entre el flamenco y la música portuguesa porque dentro de ésta hay multitud de géneros, igual que existen multitud de palos y cantes flamencos. En determinadas formas del fado, como las más próximas a los romances de pescadores, se pueden encontrar huellas del flamenco, especialmente en lo rítmico, pero para ello hay que conocer estas formas a fondo. No resulta tan sencillo como pueda parecer al oído.

-Sin embargo, musicalmente, Portugal conserva conexiones evidentes con Europa, África y América. Debe haber cierta facilidad a priori para entenderse con culturas no portuguesas.

-Sí, lo que ocurre es que no todas las conexiones son igual de naturales. En el caso de Estrella y yo ha habido un encuentro muy fuerte, cantamos casi todo el tiempo las dos juntas e intercambiamos nuestros idiomas. Pero, realmente, se trata de algo raro. Casi un milagro.

-¿La calidad del encuentro depende entonces más de las personas que de las músicas?

-Puede ser, pero, de cualquier forma, y en mi opinión, la música es el medio emocional por excelencia, el que permite expresar sentimientos de una manera más directa. Y también es el que ofrece artísticamente los mejores recursos para indagar en lo que no se conoce.

-Seguro que ya maneja proyectos para después de la gira Dulce Estrella.

-Sí. Estoy preparando el repertorio para una gira de conciertos con la que espero regresar a España el año que viene. Y en esta gira grabaré un nuevo disco, también en directo. Prefiero hacerlo de esta manera, la verdad es que he perdido el gusto por completo al estudio.

-¿Recuperará la línea world music que dejó en O primeiro canto?

-Será una metamorfosis, espero que distinta a la de Kafka. Las canciones que estoy recopilando, compuestas en los últimos años, son más íntimas, pero también con instantes desgarradores. Ahí podrá parecerse a O primeiro canto.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios