El médico herido

CineBox Aqualon Puerto Huelva.- Título original: 'A dangerous method'.- Producción: Reino Unido, Alemania y Canadá, 2011.- Duración: 99 minutos.- Dirección: David Cronenberg.- Guión: Christopher Hampton basado en la novela de John Kerr y la obra teatral de Christopher Hampton.- Fotografía: Peter Suschitzky.- Música: Howard Shore.- Montaje: Ronald Sanders.- Intérpretes: Viggo Mortensen, Keira Knghtley, Michael Fassbender, Vincent Cassel, Sarah Gadon

¿Podríamos decir que la película propone una posibilidad terapéutica de la curación por el sexo o la conversación? Stefan Zweig, el escritor austríaco, gran novelista y excelente biógrafo, que huyó a Brasil escapando de la persecución nazi, suicidándose después, escribió La curación por el espíritu (1931), breves biografías de Franz Mesmer, hipnotista del siglo XVIII; Mary Baker Eddy, fundadora de la Ciencia Cristiana y Sigmund Freud, creador del psicoanálisis. Otras biografías conocemos del discutido y prestigioso investigador y algunas películas también, si bien la más convincente fue la realizada por John Huston Freud, pasión secreta (1962), protagonizada por Montgomery Clift, encarnando al médico neurólogo.

Ahora, a través de la novela A most dangeours method, de John Kerr y la obra teatral The talking cure de Christopher Hampton, éste ha compuesto el guión que enfrenta a las dos grandes figuras, Sigmund Freud y el joven psiquiatra Carl Jung, en torno a las polémicas teorías psicoanalíticas del primero y la curación de una paciente del segundo, la judía Sabina Spielrein, que luego se doctoraría en psiquiatría practicando la paidología en su Rusia natal. A este trío protagonista se suma episódicamente Otto Gross, un paciente libertino dispuesto a no respetar las reglas.

En suma estamos ante una especulación científico-médica en torno a la ambición, la sensualidad y la heterodoxia sobre los comportamientos sexuales y su influencia en las actitudes psicológicas humanas. Toda esta teoría parece cobrar una realidad muy atractiva en esta nueva película de Cronenberg como si el director canadiense fuera el legítimo depositario de esta historia. Él ha sabido contextualizar el relato convirtiéndolo en un drama sobre el que vibra constantemente el sujeto principal del discurso: la experiencia psicoanalítica. En un momento dado Jung dice que el médico herido es el que mejor sana.

La forma en que el realizador articula aspectos tan sugerentes como el raciocinio y la pasión, el pensamiento y el deseo, la sistemática irracional y el principio identitario, la disyuntiva entre la ciencia y el espíritu, los experimentos de Freud en torno al psicoanálisis y una especie de éxtasis místico de Jung, expresa de la mejor forma posible esta coherente exposición de un tema muy difícil de convertir en imágenes. Me parece que, aparte de satisfacer a los habituales entusiastas de Cronenberg, que son muchos, también agrada a los que objetivamente contemplamos un film que tiene momentos estelares muy brillantes, realzando su brillo actuaciones admirables de Viggo Mortensen, que nuevamente demuestra que es un intérprete de considerable talento y preparación, así como el emergente Michael Fassbender. Quizás puedan hacerse otros análisis pero por mi parte dudo que sean menos favorables que éste. Todo se andará.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios