Otra mansión del terror

Multicines La Dehesa Islantilla y CineBox Aqualon Puerto Huelva.- T.O.: 'The haunting in Connecticut' .- Producción: Estados Unidos, 2009.- Duración: 92 minutos.- Dirección: Peter Cornwell.- Guión: Adam Simon y Tim Metcalfe.- Fotografía: Adam Swica.- Música: Robert J. Kral.- Montaje: Tom Elkins.- Intérpretes: Virginia Madsen, Kyle Gallner, Martin Donovan, Amanda Crew, Elías Koteas, Eric J. Berg, Sophie Knight

Como comprobarán, el terror está bien servido en la cartelera de que disponemos. Cuando escribo esta crítica tres títulos de este género pueden verse en nuestras salas. Imago mortis, Arrástrame al infierno y la que hoy nos ocupa. Eso sí: las tres muy diferentes, aunque en el fondo sea el terror el denominador común de sus argumentos. En este caso, y según nos cuentan, se trata de un asunto basado en hechos reales y como tal así hemos de considerarlo. Lo mejor en este caso es que tiene un arranque narrativo que resulta bastante original, lo cual nos complace.

Como siempre o casi siempre, una mansión es el centro de la trama. Una antigua funeraria en Connecticut ha sido reconvertida en una casa de estilo victoriano donde, se nos cuenta, que una familia la habitó unos meses, viviendo angustiosamente aterrorizada por supuestas apariciones ectoplasmáticas, poseedoras de poderes sobrenaturales. Pero he aquí que la familia Campbell, cuyo hijo va a ser tratado en un hospital próximo, sin saber del extraño pasado de la edificación, se muda a ella. Jonah, hijo del propietario, servirá como enviado satánico y será el medio para que los espíritus malignos hagan aparición y acosen terriblemente a los confiados nuevos vecinos. Éstos recurren al reverendo Popescu que tratará de exorcizar el hogar maldito.

Al parecer, los acontecimientos auténticos que inspiraron a los artífices de este Exorcismo en Connecticut sucedieron en la población de Southington, donde una familia habitó esta casa vacía desde varios años antes. La mansión no sólo había sido una funeraria en los años 20 sino que en su jardín había un cementerio, en el sótano una sala de embalsamamiento y en los cajones de los muebles, numerosas fotografías de difuntos. Ni que decir tiene que el asunto tiene tal grado de morbosidad, aumentada por basarse en hecho reales, que hay en ello el suficiente atractivo para los amantes de este tipo de historias, a las que el cine suele proporcionarle los aditamentos fatalistas que den la medida exacta de sus intenciones. Y eso es lo que ha hecho en su debut en el largometraje Peter Cornwell -tras el éxito de su cortometraje Wards 13-, consiguiendo que su película haya logrado elevados registros de taquilla en Estados Unidos.

Ni que decir tiene que el film acierta a acumular cuanto conocemos de casas encantadas o embrujadas con todo su cortejo de fantasmas, aparecidos, sobresaltos y maldiciones. A pesar de los fáciles recursos para lograr los sustos del público, Peter Cornwell ha sabido componer con habilidad el clima sobrecogedor que el propio escenario de los hechos, la maldita mansión, propicia la sorpresa y el misterio lo cual acrecienta la intriga. De otra forma también resulta convincente la forma de conjugar el pasado con el presente y aunque no resulten muy reveladores los antecedentes de la extraña relación entre los que un día habitaron la casa y el protagonista adolescente, es uno de los aspectos más atrayentes. Las secuencias fantasmagóricas y las sorprendentes sesiones de espiritismo tienen la suficiente capacidad de inquietar a los espectadores, convierténdose en los pasajes más excitantes del relato, aunque a muchos le recuerde otras películas de este mismo estilo.

Sobresale la actuación protagonista de Virginia Madsen, a la que recordarán de Entre copas (2004), aquí junto al joven Kyle Gallner, muy popular en Estado Unidos a través de la serie televisiva Verónica Mars, y Elias Koteas, a quien vimos en cometidos muy parecidos en The Prophecy, estrenada en DVD bajo el título Ángeles y demonios, donde, por cierto, también actúa Virginia Madsen. Exorcismo en Connecticut, sin tantas concesiones y lugares comunes, ha estado muy cerca de redondear el cine de terror más auténtico y convincente.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios