El maltrato infantil

  • lEl doctor Bruce Banner es víctima de unas radiaciones y sufre una escisión de personalidad lEn determinados momentos se convierte en Hulk, creado en 1962 por Stan Lee y Jack Kirby

En mayo de 1962, Hulk fue creado por Stan Lee y Jack Kirby en The Incredible Hulk nº 1. El segundo superhéroe de Marvel es víctima de las radiaciones provocadas por la explosión de una bomba gamma de su propia creación. El doctor Bruce Banner sufre una escisión de personalidad que en momentos de miedo o ira lo convierte en un ser de fuerza incontrolable. La sociedad se empeña en hostigarlo por medio de los militares que financiaron su bomba.

Este planteamiento alimentó la serie durante más de dos décadas. En los años setenta, la serie se convirtió en la segunda más popular de Marvel después de The Amazing Spider-Man, y a finales de la década se le concedió una serie televisiva.

La serie cayó en la monotonía hasta que todo cambió de la mano del guionista Bill Mantlo y el dibujante Sal Buscema, en The Incredible Hulk nº 272 (1982), cuando Banner obtuvo el control de su conversión en Hulk, conservando personalidad e intelecto del científico.

Por fin, Bruce Banner podía usar el poder de Hulk para ayudar a la humanidad, con el aplauso de la población civil y de todos los demás superhéroes de Marvel. Además, Hulk y Bruce Banner se ganaron una amnistía concedida por el presidente de Estados Unidos.

Pero este aparente triunfo es en realidad el preludio de una regresión, no al anterior bruto noble, sino a un Hulk salvaje. Bruce Banner descubre que el causante es Pesadilla, gobernante de una dimensión onírica, que se ha instalado en sus sueños, confundiéndolo para derrotar al Doctor Extraño, Maestro de las Artes Místicas y aliado de Hulk en Los Defensores.

En The Incredible Hulk nº 300, Hulk se enfrenta a todos sus aliados. El Doctor Extraño entra en la mente de Hulk, sólo para presenciar el suicidio interior de Bruce Banner, cansado de luchar. Hulk queda liberado de Banner. Extraño, sabiendo que un Hulk salvaje es imparable, lo exilia en un lugar mágico llamado La Encrucijada, donde confluyen miles de mundos, pensando que Hulk encontrará la paz en alguno de ellos.

Mantlo lleva a Hulk a aventuras que no tienen que ver con superhéroes, sino con la fantasía, la ciencia-ficción, Lovecraft, Espada y Brujería, etc... Hulk se busca a sí mismo, mientras se enfrenta a seres cuyo poder lo hacen palidecer: Hulk sangra, sufre y se agota, en una odisea para recuperar su humanidad y regresar a casa.

Lentamente, la mente de Banner va retornando, y Hulk, de forma inexorable, va mostrando cada vez más rasgos de razón y de humanidad.

Mantlo aprovecha el exilio de Hulk para narrar momentos introspectivos, donde prima el sentimiento de soledad y el reencuentro con su propio yo. En esa línea, The Incredible Hulk nº 312 revela la infancia de Bruce, marcada por un padre que lo odiaba por su precoz inteligencia. Brian Banner privó a Bruce de su madre, muerta a manos de su esposo. Bruce es un ser introvertido, apartado de sus semejantes por su brillantez, hasta que creó la bomba gamma que lo convierte en Hulk. La propuesta de Mantlo consiste en que el accidente con la bomba no creó a Hulk, sino que lo hizo emerger del interior de Banner, donde se hallaba en estado latente debido a la ira reprimida por sus tristes circunstancias. Este número, además, es un cruce con otra serie, Secret Wars II, cuyo protagonista, Beyonder, descubre un rayo de energía que está buscando vida en La Encrucijada, y desvía dicho rayo hacia el reaparecido Banner, intentando ayudarle a salir de allí.

En The Incredible Hulk nº 313, último guionizado por Bill Mantlo, se produce de nuevo un cruce con otra serie, Alpha Flight, protagonizada por el supergrupo canadiense. Descubrimos que fue Alpha Flight quien envió a La Encrucijada el rayo de energía que, gracias a la intervención de Beyonder, hace volver a Hulk a La Tierra.

Tras cinco años, Bill Mantlo dejó la serie, que ya no podría volver al mismo punto de partida. Los guionistas posteriores desarrollaron la premisa de Mantlo sobre maltrato infantil y rabia reprimida: John Byrne y Al Milgrom, durante seis meses cada uno; y Peter David, durante once años, convirtiendo de nuevo la serie en una de las más populares de Marvel.

La película Hulk (2003), de Ang Lee, se basa en las premisas de Mantlo, situando la desdichada infancia del personaje como clave para la emersión de Hulk.

La próxima semana: Don Talarico (1970), de Jan, serie creada para la revista Strong, y protagonizada por un militar español de los tiempos de la Reconquista.

Monitor del club de lectura de cómic

Marco Macías de la Biblioteca Pública Provincial de Huelva

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios