La maldición del cine sobre la Guerra Civil

La Guerra Civil española, de cuyo estallido se cumplen ahora 80 años, ha dado un gran número de películas, algunas de las cuales podrían calificarse de malditas, pues o desaparecieron sin dejar rastro o han sufrido tantas alteraciones que prácticamente las dejaron irreconocibles.

Sierra de Teruel (Espóir, 1938), dirigida por el escritor francés André Malraux, es una de las películas más conocidas (y quizá menos vistas) de exaltación de la República y ello por motivos vinculados al devenir de la contienda, pues no se pudo estrenar hasta 1945, una vez concluida la II Guerra Mundial. La película tuvo un rodaje muy accidentado y siempre condicionado a los avatares de la guerra, ya que comenzó a rodarse entre 1937 y 1938 en Cataluña, sufrió algunos parones y finalmente no pudo concluirse allí por la entrada de las tropas franquistas.

Finalmente, el rodaje terminó en París, ya en 1939, cuando la guerra estaba perdida para la República por lo que la eficacia del filme como instrumento de propaganda había quedado muy mermada. El franquismo fue pródigo en generar películas, algunas de ellas malditas, muchas veces por motivos confusos que podían estar vinculados a la mala calidad del filme o a ciertas desviaciones ideológicas mínimas (y en ningún caso críticas) con respecto a las directrices oficiales.

El crucero Baleares (Enrique del Campo, 1941) podría ser un ejemplo de película suprimida por su ínfima calidad. Narra la peripecia del buque del mismo nombre hundido por la Marina republicana en la conocida como Batalla del Cabo de Palos (1938), un episodio que la historiografía áulica franquista presentó siempre como ejemplo del valor militar.

Actualmente, no queda ni rastro de la película, ni una sola copia, ni un solo fragmento o tráiler; tan solo la Filmoteca de Cataluña conserva una sinopsis argumental y unas cuantas fotos del rodaje.

Desde luego, la historia, con el colofón (real o supuesto) de la tripulación del Baleares formada en cubierta cantando el Cara al sol mientras se hunde el buque, era muy propicia para ser llevada al cine. De hecho, la película se rodó con normalidad y su estreno estaba previsto para el 12 de abril de 1941 en el cine Avenida de Madrid.

Sin embargo, dos días antes se hizo un pase privado en la sede del Ministerio de Marina en Madrid, al que asistieron algunas autoridades, que al parecer expresaron su disgusto con la película. Como explica el director de la Filmoteca de Cataluña, Esteve Riambau, "la película no gustó" por lo que se ordenó retirarla; en todo caso, comenta, "fue una decisión de última hora y desde muy arriba", aunque "no está claro quién la pudo tomar".

"Estaban intentando hacer el Potemkin español y, claro, eso era muy difícil", señala Riambau en alusión, no exenta de ironía, a la película rusa El acorazado Potemkin (Sergei M. Eisenstein, 1925), considerada una las obras fundamentales de la historia del cine.

Rojo y negro (Carlos Arévalo, 1942), protagonizada por Conchita Montenegro e Ismael Merlo, es otro ejemplo de filme maldito pese a que debería de haber sido del agrado del régimen franquista, pero fue retirado a las tres semanas de haberse estrenado, también por oscuras razones que podrían referirse a que los vencedores de la contienda no aceptaban la hipótesis argumental.

Considerada como la única película verdaderamente falangista rodada durante el franquismo y con notables alardes de clara influencia expresionista, narra la peripecia de dos jóvenes enamorados, Luisa (militante de Falange Española) y Miguel (anarquista) en el Madrid inmediatamente posterior al estallido de la Guerra Civil.

Incluso una película aparentemente canónica como es Sin novedad en el Alcázar (Augusto Genina, 1940) no está exenta de la maldición producto de los diversos retoques que sufrió el montaje original. Con el tiempo, la versión italiana de la película (titulada L'assedio dell' Alcazar), rodada en italiano, con un reparto casi entero de ese país, sufrió diversos cambios, según el investigador Ferrán Alberich en un ensayo de la Universidad de Valencia. Así, una de las secuencias cumbre de la versión española presenta la explosión de alegría de los sitiados del Alcázar cuando alguien escucha en la radio que las tropas franquistas están próximas a Toledo. En ese momento comienzan a cantar el "Cara al sol". En una revisión del montaje que se hizo en Italia a finales de los cincuenta y que se puede ver en Youtube se conserva la secuencia pero ha desaparecido el himno falangista de la banda sonora.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios