El ladrón de sueños

Multicines La Dehesa Islantilla, CineBox Aqualon Huelva, Cine Vip Lepe, El Condado Cinemas 7 y Al Andalus Ayamonte.- T.O.: 'Inception'.- Producción: Reino Unido y Estados Unidos, 2010.- Duración: 150 minutos.- Dirección y guión: Christopher Nolan.- Fotografía: Wally Pfister.- Música: Hans Zimmer.- Montaje: Lee Smith.- Intérpretes: Leonardo DiCaprio, Ken Watanabe, Joseph Gordon-Levitt, Marion Cotillard, Ellen Page, Tom Hardy, Cillian Murphy, Tom Berenger, Michael Caine, Lukas Haas

Al citar al director Christopher Nolan es difícil sustraerse al recuerdo de su primera película Memento (2000), que nos impresionó por lo imprevisible del tema y su manera de tratarlo ya que nos imponía un ritmo narrativo distinto, una forma de contar diferente, muy acorde con el pensamiento humano, que no es lineal y que avanza y retrocede en sus percepciones constantemente. Años más tarde trataría de darle otro giro a la saga Batman con El caballero oscuro (2008). Ahora nos lleva otro personaje peculiar cuya mente puede transformar el mundo y reescribir todas las normas, según el propio realizador.

Así Dom Cobb es un ladrón extraordinario, hábil e inteligente, especializado en robar secretos muy valiosos desde lo más remoto del subconsciente durante el sueño en el que la mente queda a merced de todos los peligros. Inducido el sueño el individuo cree estar en un mundo real. Esta arriesgada virtud le ha convertido en un excepcional y prestigioso elemento del espionaje corporativo. Pero al mismo tiempo es un fugitivo internacional que no puede regresar con los suyos. Cuando se le ofrece una oportunidad para redimirse y recuperar su vida malograda, las situaciones que ha de vivir no facilitarán ese ferviente deseo del protagonista.

Habría que inscribir esta historia y su correspondiente traslación cinematográfica en unas dimensiones poco usuales de este arte, que, sin embargo tiene elementos de distinta valoración y mimetismos que van de lo literario a lo enigmático, del surrealismo -en su verdadera acepción, no a la corrupción del término que tanto se usa ahora- a lo fantástico. Tal vez algún experto cinematográfico pueda apreciar estas insinuaciones o estos modelos ectoplasmáticos que Christopher Nolan ha asimilado en su plausible realización. Sería larga la cita de esos referentes que vienen a nuestra mente al contemplar las escenas de Origen. Sin evitar esa tendencia al retrato de los puntos oscuros del comportamiento humano.

Hay quien pueda ver en esa interpretación una nueva visión del héroe de Gotham, por encontrar un referente más cercano, pero es también una intromisión sobrecogedora en la más profunda realidad del subconsciente. Y todo ello dentro de una nueva demostración del realizador de sus exigencias estilísticas, de su personal demanda por la precisión. Y con todo ello esa vuelta a la debilidad de la mente, el desaliento de la memoria y las tentaciones fantásticas a flor de piel. Todo expuesto a través de un guión realmente macizo, compacto, prolijo en ocasiones.

No obstante Christopher Nolan utiliza acertadamente la mescolanza de géneros: la ciencia-ficción, la fantasía, el thriller y el despliegue de una gran imaginación tan necesaria en la cinematografía actual.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios