Fila siete

La juez y el 'gigoló'

Multicines La Dehesa Islantilla y CineBox Aqualon Puerto Huelva.- T.O.: 'Lo mejor de Eva'.- Producción: España, 2012.- Duración: 93 minutos.- Dirección: Mariano Barroso.- Guión: Mariano Barroso y Alejandro Hernández.- Fotografía: David Omedes.- Música: Arnau Bataller.- Montaje: Pablo Más.- Intérpretes: Leonor Wattling, Miguel Ángel Silvestre, Nathalie Poza, Helio Pedregal, Adriana Ugarte, Josean Benegoetxea, Isabel Mata, José Luis Torrijo, Polina Kiriyanova

Siete años después de su última película, el director Mariano Barroso retorna al thriller tras dos de sus películas mejor consideradas y más prometedoras: Mi hermano del alma (1993) y Éxtasis (1995). Directamente incidía en el género de intriga policial en Hormigas en la boca (2005), de calidad inferior a las dos primeras, si bien contenía una trama muy interesante. En esta ocasión encara un relato también de intriga muy aparente, pero en la que no consigue ni la dimensión necesaria ni la suficiente fuerza visual para apasionar al espectador.

La protagonista es Eva, una juez con un buen futuro por delante que vive entregada a su profesión y es inflexible en el cumplimiento de la justicia e implacable en el desempeño de una ejecutoria intachable. Le corresponde instruir el asesinato de una bailarina de streaptease. Investiga tras la sospecha de que un acomodado empresario muy bien relacionado, Álvaro Peña, puede ser el culpable. La esposa de éste, Berta, oculta datos muy relevantes del caso. Como testigo está el novio de la víctima, Rocco, un gigoló, un tipo seductor, acompañante de lujo, que vive de las mujeres y que está dispuesto a ayudar a la juez. La intimidad de Eva, irreductible y desconocida, es invadida por Rocco, que puede ser la clave del misterio, pero también un riesgo demasiado costoso.

Preocupado según ha dicho el propio director, Mariano Barroso, por "las cosas que se ocultan, que se callan y que corren paralelas a las apariencias", afronta esta trama judicial donde están presentes dos trayectorias que agradan al realizador: el thriller y el melodrama con cargas eróticas de elevada y muy tórrida intensidad. Estamos en ese cine judicial, siempre tan agradecido, con testigos de cargo, declaraciones sorprendentes, sospechas múltiples, complicidades delictivas, transgresiones culpables y bazas ocultas, que, de por sí, son sugerentes y atractivas para el público.

Pero Mariano Barroso no consigue mantener ni la entidad de la puesta en escena ni el interés de los espectadores. Con su aire televisivo y las flojas interpretaciones de Leonor Watling y Miguel Ángel Silvestre, el famoso duque de las series de televisión, Lo mejor de Eva, con una correcta factura, presenta situaciones poco convincentes y unos diálogos insostenibles y hasta prescindibles e innecesarios, tanto como sus gratuitas escenas de alto voltaje sexual, algunas bastante expresivas. Lástima porque estoy seguro de que Mariano Barroso sabe y puede hacerlo mejor.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios