Una investigación sacan a la luz una nueva obra de Van Gogh

  • 'Naturaleza muerta floral con amapolas y rosas' estaba atribuida a un anónimo

Un nuevo cuadro del pintor Vincent Van Gogh, de dimensiones poco habituales para este artista y cuya autenticidad se ha confirmado tras un año de investigaciones, se expone desde ayer en el museo holandés Kroller Müller.

Según indicó la citada pinacoteca en un comunicado, el cuadro, titulado Naturaleza muerta floral con amapolas y rosas, estaba atribuido a un artista anónimo y aunque se sospechaba que pudiera tratarse de un Van Gogh, sus grandes dimensiones (1 metro por 80 centímetros) habían hecho dudar de esa autoría.

La pinacoteca, situada en la ciudad de Arnhem (este de Holanda) confirmó que se trataba de un Van Gogh tras aplicar una avanzada técnica, basada en rayos X, que descubrió bajo el motivo floral otra pintura con los torsos de dos luchadores. Van Gogh dejó constancia en una de sus cartas a su hermano Theo que había pintado esos luchadores en torno a 1886, durante un curso en la academia de arte en Amberes.

A finales de enero de 1886, Van Gogh escribió a su hermano que había pintado "una cosa muy grande con dos torsos desnudos, dos luchadores" y que le había quedado bien.

El descubrimiento de la pintura subyacente explica las grandes dimensiones del cuadro, que eran una medida "estándar" para los estudios de figuras de la escuela de Amberes, según la pinacoteca que compró el cuadro en 1974.

El hecho de que Van Gogh pintara las flores sobre los luchadores también podría explicar que esta naturaleza muerta sea mucho más frondosa que otras del mismo autor, lo que también había llevado a pensar que no se trataba de una pintura de su mano. Los investigadores piensan que el artista pintó las flores de la base del cuadro por el simple motivo de que tenía que tapar la parte baja de uno de los torsos del cuadro subyacente. El nuevo Van Gogh podrá contemplarse en la colección del Kroller Müller.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios