Una infancia normal para Leonor

  • La Casa Real ha desmentido que doña Letizia haya solicitado que se veten los teléfonos móviles en el colegio de la pequeña Infanta

Cuando doña Letizia decidió matricular a la infanta Leonor en el colegio de Nuestra Señora de Rosales lo hizo porque deseaba que la pequeña tuviese una infancia parecida a la de cualquier niño de su edad. Aún así, es inevitable que la vida de un miembro de la Familia Real esté rodeada de ciertas medidas de seguridad que no facilitan que su día a día pase desapercibido precisamente.

El centro escolar ha aplicado el refrán de que "más vale prevenir que curar" y ha levantado un muro que rodea el lugar para evitar -entre otras cosas- las miradas curiosas de los paparazzis.

La polémica se produjo cuando un portal digital publicó una noticia en la que se afirmaba que la Princesa de Asturias se había reunido con dirección del colegio días antes de que comenzase el curso escolar para manifestarles su preocupación por las fotografías y grabaciones en vídeo que pudieran hacer a la Infanta Leonor. Por este motivo, la web mantiene que Letizia pidió que se informara a los padres de los niños que comparten aulas con doña Leonor y se restringiera el uso de aparatos telefónicos en todo el recinto.

Sin embargo, la Casa Real lanzó ayer un comunicado en el que se recoge que estas informaciones son "absolutamente falsas".

A pesar de este desmentido oficial, la noticia ha devuelto a la actualidad el debate sobre las posibles intromisiones a la privacidad que pueden ocasionar los móviles con cámara.

Para la ley española y hasta el momento, el hecho de que un terminal móvil con cámara retrate a las personas en público no supone un delito, pero existen límites en el caso de que esa fotografía ponga en peligro la intimidad o el honor de un particular.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios