desedayoro

La humana grandeza de Borja Domecq

  • lLos ganaderos de Jandilla ponen broche a un importante ciclo de charlas y conferencias taurinas en Trigueros promovido por la peña La Divisa

Los ganaderos de Jandilla flanqueados por Pepe Ruciero y Juan Esteban, presidente de La Divisa. Los ganaderos de Jandilla flanqueados por Pepe Ruciero y Juan Esteban, presidente de La Divisa.

Los ganaderos de Jandilla flanqueados por Pepe Ruciero y Juan Esteban, presidente de La Divisa. / paco Guerrero

Suele propiciar Borja Domecq Solis buenos momentos como conversador de esta afición a los toros. Hombre comedido, pasional en lo justo para dejar salir la emoción ante el auditorio, el ganadero deja llegar un poso amplio de serenidad para afrontar las cosas. Si es verdad aquello de que los toros se parecen en mucho al ganadero que los cría, no es de extrañar entonces el extraordinario son de unos jandillas que la peña taurina La Divisa vino a escoger como la mejor ganadería de 2017. Por ello estaban en la noche del pasado viernes sobre ese escenario del Centro Cívico triguereño los ganaderos de la estrella de seis puntas.

Domecq por partida doble. Dos Borja sobre el escenario, aunque fuese el veterano quien dejase clara la situación. "Hasta 2016, mi hijo opinaba y yo decidía. A partir de ese momento, yo opino y Borja Domecq Noguera es quien decide. Posiblemente no tengamos que estar necesariamente de acuerdo en todo, pero si alguien tiene que asumir el mando, ese es mi hijo".

Auspiciado, como digo, en torno al triunfador de la pasada temporada en el apartado ganadero, la peña La Divisa aprovechó para cerrar esos veinticinco años de charlas y personajes y que este año se cumplen en torno a uno de los pocos ciclos taurinos que han consolidado con brillantez su existencia entre la afición onubense.

Tuvo buen hacer en ese maestro de ceremonias que fue el buen aficionado y crítico José Ángel Ruciero perfilando la cuestión entre las puntualizaciones a una temporada que para la divisa extremeña ha sido rotundamente brillante. Entre esos toros más destacados, las plazas que llenaron de éxitos el historial ganadero del pasado año y las expectativas de lo que debe ser en cuanto a las corridas que se prevén lidiar estuvo esa intervención del más joven de los Borja. En los detalles más intensos de toda una filosofía ganadera y de la vida anduvo ese ganadero veterano que argumenta que las tendencias del toro que hay que buscar las marca el público con mucho tiempo. "En el callejón hay que estar con ojo y cuarto en la reacción del aficionado, y el resto de la vista, en la embestidas del animal".

Elocuente, atinada en el comentario y generosa en el aliento a la peña por su trabajo bien hecho estuvo en el broche final del acto la intervención del alcalde Cristóbal Romero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios