Los hombres bajo la máscara

De vez en cuando me recuerda mi amigo Alberto que hace ya más de un año que se murió Gene Colan (1926-2011) y sigo sin dedicarle un artículo. Han de saber ustedes que la insistencia se debe a que ambos hemos sido y somos fanáticos de la obra del genial artista neoyorkino, del que siempre recordaré ante todo aquellas hermosísimas páginas de Detectives Inc., impresas directamente del lápiz, pero también los cientos y cientos de tebeos embellecidos por su arte incomparable, cuya máxima expresión seguramente se halle por la segunda mitad de la década de 1970, en cabeceras como The Tomb of Dracula o Howard the Duck, o en la tira de prensa protagonizada por el mismo neurótico pato.

Es cierto que no he escrito sobre la muerte de Colan, ni lo haré tampoco ahora, por la sencilla razón de que pensar la ausencia del maestro me pone muy, muy triste -igual que, por ejemplo, me puso triste en su día el fallecimiento de Gil Kane (1926-2000)-. Son trozos de uno mismo que se apagan de golpe y porrazo, y no quedan muchas ganas de recrearse en ello, la verdad. Aunque claro, ahí están las obras, que no pierden su brillo con los años. Véase si no este grueso volumen de Panini, segundo de la compilación del Capitán América escrito por Stan Lee en los años 60, un soberbio ejemplo de la diversidad y excelencia visual que alcanzaron los superhéroes en el cénit de la llamada Edad de Plata.

Y es que los créditos del tomo de la colección Marvel Gold son de los que dejan a cualquiera sin aliento. La reunión de Jack Kirby, Jim Steranko, John Romita, John Buscema y el propio Gene Colan es un imbatible repóquer de ases; más aún porque los guiones los firma un inspiradísimo Lee, grande y convincente. Hay otros tebeos de superhéroes tan buenos como estos, pero no mejores. Dicho en pocas palabras, son el culmen del género.

Lee, Kirby, Steranko, Colan, Romita, Buscema. Panini. 528 páginas. 39,95 euros.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios