"Aún no he hecho lo que me definirá"

  • El nuevo doctor comenzará entre abril y mayo de 2011 el rodaje en Málaga de su tercera película como director, un 'thriller' de ciencia-ficción, mientras que el de Almodóvar arrancará el próximo 9 de agosto

Como no podía ser de otra forma, Antonio Banderas atendió ayer a los medios de comunicación antes del acto de investidura como doctor honoris causa por la Universidad de Málaga (UMA) en la sede del Rectorado de la misma. Había bastante carne para poner en el asador, trayectorias, proyectos, anuncios como el que el día anterior apuntaba a un nuevo rodaje con Pedro Almodóvar. Y Banderas atendió gustosamente para dar las claves que quiso, o que pudo. No fueron pocas, de cualquier forma.

Con respecto al propio nombramiento, tras agradecer sinceramente la distinción a la rectora, Adelaida de la Calle, y secundado por el profesor de la Facultad de Ciencias de la Comunicación Carlos de las Heras, Banderas se ofreció a la institución académica para "poner todo esto en valor" y para "poner mis treinta años de experiencia en el cine y el teatro al servicio de los alumnos". Así, el intérprete y también director recordó que la productora Kandor Moon (alianza de su propia firma, Green Moon, y Kandor, cuyo mayor logro hasta la fecha es La dama y la muerte, el cortometraje de animación de Javier Recio que ganó el Goya y fue candidato al Oscar en la última edición de estos premios) desarrolla proyectos de I+D con la Universidad de Granada, ciudad en la que la empresa fusionada tiene su sede, e invitó formalmente a la UMA a participar en los mismos. No tuvo reparos en sentirse profeta en su tierra, hasta el punto de que se refirió a su nombramiento como doctor honoris causa por el Dickinson College de Pennsilvania en 2000 de esta manera: "No es lo mismo, desde luego, que ocurra en tu casa. Estos últimos días han sido de mucha emoción, para mí y para mi familia, especialmente para mi madre, que no deja de acordarse de mi padre ni de pensar en lo que habría disfrutado en un día como éste".

Con la excusa de adelantar el contenido del discurso que iba a pronunciar por la tarde sobre su investidura, a modo de escrutinio, regaló la siguiente reflexión sobre su trayectoria: "Mi carrera es como una magnificación de las antiguas compañías de repertorio, que por la mañana hacían a Alfonso Paso y por la noche a Christopher Marlow. He hecho cine de entretenimiento puro y duro y también películas que reflexionaban de manera profunda sobre el ser humano. Pero la sensación que tengo es la de estar empezando. Aún no he hecho lo que me va a definir algún día, sobre todo como director. Todavía busco mi personalidad en este campo. Y la encontraré". Preguntado al respecto por sus maestros, el malagueño afirmó que se esfuerza por aprender de todos los realizadores con los que trabaja: "Cuando Brian de Palma me propuso hacer Femme fatale el personaje no me gustó, pero le dije que aceptaba si me dejaba estar junto a él todo el rato. Aproveché para tomar nota de todo lo que hacía y no perder detalle. Fue como una masterclass. Seguramente, una lista de mis directores favoritos sorprendería a muchos, porque quizá no estarían los más prestigiosos de Hollywood sino otros como Bob Fosse (responsable de Cabaret, Lenny y All that jazz), que venía del teatro y hacía un cine que me interesa mucho".

Al abrirse el turno de preguntas, de inmediato saltó a la arena el anuncio revelado el pasado martes sobre su proyecto con Pedro Almodóvar 21 años después de Átame. Banderas explicó que el director le hizo la propuesta hace dos meses y medio en Madrid, "en un encuentro en el que, haciendo cuentas de los años transcurridos desde nuestro último trabajo juntos, nos parecía que no había pasado tanto tiempo. Luego me envió el guión, me encantó y acepté enseguida". Aunque se mostró cauto en extremo a la hora de adelantar apuntes sobre el argumento, señaló que será "una película dura, de terror, pero no con las claves propias del género sino en la onda de Almodóvar, con toda su personalidad". Además anunció que el rodaje arrancará el próximo 9 de agosto, aunque aseguró desconocer tanto las localizaciones del mismo como los actores que completarán el reparto. "Todo eso es una cuestión de dirección y la última palabra la tiene Pedro. Sé algunos nombres y le he hecho saber cuáles son mis favoritos, pero no puedo decir nada más".

En cuanto a sus proyectos como director, Banderas anunció que espera comenzar entre abril y mayo de 2011 el rodaje de su tercera película en Málaga, una historia de ciencia-ficción y de tono psicológico con guión de Erik Jendresen (autor del guión de su última película como actor en Hollywood, The Big Bang, actualmente en fase de post-producción) cuya oportunidad surgió "gracias a la productora Vértice 360, que se puso en contacto conmigo en Londres durante el rodaje con Woody Allen. Hemos llegado con ellos a un acuerdo importante que nos permitirá realizar en el futuro producciones ambiciosas, dándonos el espacio suficiente que necesitábamos en Green Moon para el salto cuantitativo y cualitativo que queríamos dar". El actor señaló que si hasta ahora "en Green Moon habíamos hecho películas con medios muy modestos, como El camino de los ingleses y Tres días, cuya proyección fue en consonancia a esos medios. A partir de ahora todo puede ser muy distinto". En este sentido, Banderas mostró su interés por que la mayoría de estas producciones "se desarrollen en Málaga, al menos en parte, con equipos españoles, aunque inevitablemente tendremos que rodar en inglés para garantizar una proyección satisfactoria".

Además, Banderas espera dirigir próximamente otras dos películas: una de corte dramático que protagonizará Melanie Griffith y que se rodará en Estados Unidos y su deseada mirada a Boabdil, "para la que necesitaremos una financiación mínima de 50 millones de euros y mucho, mucho más tiempo". Sobre esta última producción, el actor explicó que enviará el guión ya escrito al mismo Jendresen "para una última revisión", y señaló que, a pesar de que su primera intención era hacer el rodaje en árabe y castellano, finalmente ha tenido que ceder a favor del inglés por cuestiones económicas: "Busqué financiación en Qatar, en Arabia Saudí, en Marruecos, en muchos países árabes. Me entrevisté con la reina Noor de Jordania. Todo el mundo estaba entusiasmado con la idea, pero me pidieron que el rodaje se hiciera en inglés para que la película llegue más lejos. Estaban dispuestos a renunciar a ese elemento cultural por una mayor difusión. Así que yo también".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios