"Me gusta estar pero no destacar demasiado"

A Manu Tenorio le van bien las cosas. Feliz por la reciente publicación de su cuarto álbum, Tres palabras, al sevillano también le sonríe la suerte en el terreno personal donde disfruta de una cómplice relación con la periodista Silvia Casas a quien ha dedicado, entre a otros, este disco que homenajea la figura de la cubana Omara Portuondo. Es su forma de reivindicar que, el amor, es un sentimiento que jamás pasa de moda.

-Se ha sumergido en un repertorio donde figuran títulos, como Toda una vida o Nosotros, famosos en las voces de otros intérpretes. ¿Se ha sentido cómodo con canciones que no eran suyas?

-He recreado el espíritu de la Vieja Trova Cubana de la mano de un productor como Jacobo Calderón, con el que ha resultado, por ser ambos coetáneos, muy fácil el entendimiento. Queríamos rescatar el sabor del Caribe pero respetando aquella cultura. Por eso casi todo se ha grabado como si fuera en directo y sí, he disfrutado mucho. Son piezas con las que he crecido. Muchas veces tenemos prejuicios a la hora de cantar lo de otros porque se piensa que, siendo autor, sólo puedes tocar tus composiciones. La música tiene que ser algo muy flexible.

-¿Ha visitado Cuba para beber de la isla parte al menos de su inspiración?

-Sí, claro. Y estoy siguiendo las noticias en relación a Fidel aunque, hasta que no se convoquen elecciones, no habrá tranquilidad de cambio. De todos modos, la suya ha sido una decisión genial porque llega una edad en la que es mejor retirarse. La situación allí es deprimente. En prensa sólo tienen el Gramma y, la televisión, es del Estado. Es una realidad demasiado controlada por Castro.

-¿No le parece, ya que estamos en época de elecciones, que fuera de España existe una conciencia política entre los artistas de la que aquí se carece?

-Por supuesto. Todos los autores deben tener en cuenta que el arte es cultura y como tal hay que actuar. Con responsabilidad, respeto y un alto nivel de autoexigencia.

-¿Cuántas veces le han preguntado hoy por su boda con Silvia?

-Unas 50, pero tampoco me preocupa demasiado.

-Hablando de todo un poco, hace poco lo entrevistó su chica. ¿Resultó bien la experiencia?

-Me hizo mucha gracia y nos reímos bastante. Lo disfruté, porque ella es de la profesión y fue con conocimiento de causa a la entrevista.

-¿Tener al "enemigo" en casa le ha hecho más condescendiente con los demás?

-(Risas) Siempre os he mirado con buenos ojos. Son sólo dos o tres los que enturbian al resto. Pasa en todas las profesiones.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios