El gran bocado a la Gran Manzana

  • El Teatro de Fuente Vaqueros acoge este viernes la proyección de 'Lunas de Nueva York', que muestra el impacto de la ciudad en Lorca.

En el corazón del Soho hay un colosal grafiti del Niño de las Pinturas en la fachada de un destartalado hotel. Sobre la figura del poeta aparecen unos músicos de jazz con la Alhambra al fondo, justo en el cruce entre las avenidas 13 y 1. La imagen de este hercúleo trabajo lleva meses dando la vuelta al mundo, pero lo que se desconocía hasta ahora es que se realizó ex profeso para hilvanar el documental Lunas de Nueva York, del director Juan José Ponce, que se proyecta mañana en el Teatro de Fuente Vaqueros y que se adentra en la conmoción que supuso para Federico García Lorca su viaje a Nueva York, cuando se topó de bruces con la modernidad.

Partiendo de una idea de Antonio Ramos Espejo, y con la producción de Pepe Flores y Cibeles con participación de Canal Sur, el documental muestra "cómo se siente Lorca cuando llega a la gran metrópoli, las cosas que se le pudieron pasar por la cabeza". Pero no se trata de un trabajo con imágenes de archivo y una monocorde voz en off. Es una mirada contemporánea a un poeta inmortal desde una ciudad atemporal retratada con grandes angulares para los edificios y planos largos para conseguir "una atmósfera agobiante". "No es un recorrido milimétrico por las calles que pisó el poeta, el objetivo es hacer un trabajo didáctico y accesible, por lo que intentamos no llenar el documental de testimonios literarios y también participa gente anónima que muestra qué significó para ellos su gran obra, Poeta en Nueva York", señala el director.

El documental también se articula a través de las cartas que Lorca escribe a su familia, narradas con la voz del actor Antonio de la Torre. Y además de El Niño de las Pinturas, destaca la presencia de Lara Bello, cantante granadina afincada en Nueva York que remeda en primera persona el torbellino de sentimientos que pudo tener el poeta en la Gran Manzana. Lunas de Nueva York también cuenta con los testimonios de estudiosos de la obra lorquiana como Ian Gibson, Cristophe Maurer, Antonio Muñoz Molina, Alfonso Alcalá, Rafael Valencia o músicos de Harlem que hablan del renacimiento musical de la urbe que vivió Lorca...

De hecho, uno de los momentos más demoledores del documental llega con la participación del autor de Beltenebros. Mientras la pantalla exhibe las terribles imágenes de la destrucción de las Torres Gemelas, se recitan los versos de Poeta en Nueva York. En su testimonio, Antonio Muñoz Molina explica que fueron estos versos lo primero que le vino a la cabeza cuando las torres se derrumbaban y el mundo se tambaleó. "Las imágenes de gente tirándose las ventanas o las torres hechas musgo son muy propias de Lorca", explica Ponce. El experto Christophe Maurier señala por su parte que, después de los atentado, se volvió a editar el libro en Estados Unidos.

Y "por primera vez" en un documental se muestra la tumba en Nueva York del padre de Federico García Lorca, que después de que fusilaran a su hijo puso un océano de por medio después de pronunciar la famosa frase "nunca más volveré a este puñetero país". Y la familia ha cumplido a rajatabla sus designios y sigue enterrado en un cementerio perdido de Nueva York, el Gates of Heavenen, con una modesta lápida que costó dios y ayuda encontrar al equipo de rodaje. El documental, que se estrenó en el pasado Festival de Cine Europeo de Sevilla, reconstruye lo que Lorca vivió entre junio de 1929 y marzo de 1930, unos meses en los que probó el inconfundible sabor de la libertad, cuando le dio un gran bocado a la Gran Manzana.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios