José ángel hevia - gaitero

"La gaita es un instrumento que no te deja indiferente"

  • La afición que marcaría su vida le llegó a los cuatro años, cuando vio por primera vez a un gaitero tocando por la calle. Desde ese momento supo que estaba predestinado a modernizar la música celta.

El mundo avanza gracias a los visionarios. Una raza extraña de seres que son capaces de ver la luz donde el resto sólo encuentra un fogonazo de propuestas absurdas y delirios de grandeza. José Ángel pasará a la historia por haber actualizado la música celta hasta hacerla competir en la lista de superventas con hits pop y temas comerciales. Es lo que los entendidos llamarían "democratizar la cultura".

-Uno de sus grandes méritos ha sido inventar la gaita electrónica multitímbrica junto a Alberto Arias y Miguel Dopico. ¿Lo hizo para superar las limitaciones que le impuso el asma?

-Bueno, no lo hice exactamente por eso, es una idea mucho más desarrollada. Es cierto que en aquel momento de mi vida sufría unas crisis asmáticas que no me permitían soplar, pero ni eso me paró. Tenía muchas ganas de experimentar con otros sonidos y llegar a una fusión que nadie hubiese conseguido antes, quizás ese fue el detonante .

-En el flamenco se ha criticado mucho a las nuevas generaciones que han coqueteado con el pop. ¿A usted le ha pasado alguna vez una cosa similar?

-Creo que hay que tener un espíritu libre para dedicarse a la música y cada cuál la entiende de una manera distinta. Hay gente que emplea sonidos más acústicos y cercanos a la tradición. Sin embargo yo utilizo estos cánones del folk como materia prima para llegar a otro tipo de creaciones. Respeto a los puristas, pero me encuentro más a gusto en el camino que he encontrado en la fusión con la música moderna.

-Empezó a tocar la gaita desde muy pequeño y sin embargo, puede que algunos jóvenes de su tierra ni siquiera conozcan los orígenes de este instrumento. ¿No cree que debería impulsarse más la cultura celta entre las nuevas generaciones?

-En mi opinión, las instituciones sólo deberían preocuparse por que nuestras raíces estén representadas de forma digna en los conservatorios. Por lo demás, yo creo que la labor de potenciar esa conexión con la tierra es tarea de las familias. En mi casa siempre nos han inculcado el amor por la historia de Asturias y la música celta, que es exactamente lo que yo hago con mi hija Lucía.

-Tierra de nadie fue su primer gran éxito y con él revolucionó el mercado musical. ¿Se esperaba que las multinacionales confiasen en un proyecto como éste?

-En absoluto. Pero es que la industria no sabe apoyar ningún tipo de música y por eso está sufriendo el castigo de la piratería. En este mundo la gente sólo apuesta por aquello que huela a dinero. Pero la gaita es un instrumento que no deja indiferente a nadie: la amas o la odias. Yo siento auténtica pasión por ella y quiero creer que supe transmitirlo.

-Otro de sus méritos ha sido demostrar que un gaitero puede modernizar su vestuario y seguir siendo creíble sobre el escenario. ¿Cree que la clave del éxito está en saber diferenciarse del resto?

-Cada artista debe ser su propio yo, porque la gente detecta fácilmente cuando estás fingiendo tu personaje. No vale de nada apostar por una fusión de flamenco rock -por mucho que venda-, si tú no la sientes.

-Después de cuatro años de silencio vuelve con Obssesion, un trabajo de inspiración chill out. ¿Por qué ha decidido titularlo así?

-He de confesar que me obsesioné durante una semana buscando la inspiración y una vez que me llegó, volví a obsesionar con la cantidad de melodías que venían a mi mente y no hice otra cosa que trabajar en ellas día y noche.

-Y en lo personal, ¿cuáles son sus obsesiones?

-Tengo muchas, pero por citarte sólo algunas confesables, me encantan los coches antiguos, pasar el tiempo con mi familia y disfrutar de la música -aunque eso no es ningún secreto- (Risas).

-Uno de sus últimos proyectos ha sido componer el tema principal de la película Luz de domingo, que dirige José Luis Garci. ¿Cómo surgió esta colaboración?

-Fue casi por casualidad, como si fuese cosa del destino. Garci me ofreció hacer un cameo en esta cinta y a los quince días de eso, me lo encontré paseando por el parque de San Francisco y me propuso que hiciese la banda sonora de este proyecto. Las canciones que tenía guardadas eran demasiado electrónicas para aquella película, así que me puse manos a la obra y cree un tema nuevo, en exclusiva.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios