La fuerza de la fe

El Condado Cinemas 7.- T.O.: 'Des hommes et des dieux'.- Producción: Francia, 2010.- Duración: 120 minutos.- Dirección: Xavier Beauvois.- Guión: Xavier Beauvois y Etienne Comar.- Fotografía: Caroline Champetier.- Montaje: Marie-Julie Maille.- Diseño de producción: Michel Barthelemy.- Intérpretes: Lambert Wilson, Michael Lonsdale, Jacques Herlin, Philippe Laudenbach, Xavier Maly, Loïc Pichon, Olivier Rabourdin, Jean-Marie Frin

Bastante insólito sería ver una película francesa en las carteleras de nuestra capital. La vemos, sin embargo, en estas estupendas salas del Condado, adonde tendrán que dirigirse los buenos aficionados al cine onubenses, si quieren ver esta interesante película, como ocurre muy a menudo por la falta de títulos de calidad en nuestra cartelera más cercana. Pero bueno es aceptar aunque tarde con respecto a su estreno en España hace algo más de un mes, esta muy valiosa película.

El film se basa en líneas generales en hechos reales ocurridos en Tibhirine (Argelia), en el transcurso de los años 1993 y 1996. El escenario es un monasterio en las montañas del Magreb en esta controvertida época. Ocho monjes cistercienses conviven amablemente con la población musulmana del lugar. Un grupo de fundamentalistas islámicos, en auge del errático Frente Islámico de Salvación, asesina a un equipo de trabajadores extranjeros y el pánico se apodera de los habitantes de la zona. El Ejército ofrece protección a los clérigos, pero estos lo rechazan. Dudan si irse o permanecer en el cenobio. Entre ellos se debate esa decisión trascendental para la comunidad, llena de trágicas amenazas.

La película, premio del Jurado del Festival de Cannes, que representará a Francia en los Oscar de Hollywood, supone un alegato contra la intolerancia protagonizado por unos religiosos, integrados en la tierra donde econviven con la comunidad local a la que tratan con amistad y comprensión, fomentando la unidad y la participación en sus manifestaciones culturales y en sus vicisitudes vitales. Todo ello dentro de una vida monástica dedicada a la fe y la confianza en la Divina Providencia pese a los conflictos que plantea el integrismo más agresivo, que conduce a la violencia y la muerte.

La visión de Xavier de Beauvois, enriquecida por una excepcional interpretación de todos los actores, es profunda y fundamentalmente humana. Un ejemplo de concordia social y religiosa, expresada en ese compromiso de los monjes y sus vecinos magrebies del Atlas argelino. Además de la condena al terrorismo islamista, que hoy pesa como amenaza en un norte de África cirspado por la rebelión contra las tiranías, la película exenta de todo proselitismo, con toda su aportación al mejor modelo de gramática y sintaxis cinematográfica, es todo una convincente prueba de la fortaleza de la fe, de sacrificio y de debate interior. Es tal vez algo morosa en el relato y en la duración de algunos de los oficios conventuales pero emociona e invita a la intensa reflexión.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios