Manuel H. Martín. Director del Festival de Cine Iberoamericano de Huelva

"El festival debe estar a la altura de cualquier otra tradición en Huelva"

  • El nuevo gestor de la muestra asegura que se están revisando las cuentas de 2014 y 2015. El onubense apuesta por un evento profesional, pero directamente conectado con el público.

Manuel H. Martín (Huelva, 1980) lleva poco más de dos meses como director, pero ya sabía bien del Festival de Cine Iberoamericano. Ahora, confiesa, lo está conociendo en otra dimensión, la que le dan sus encuentros en el exterior. Está descubriendo el respeto, la admiración y el prestigio que tiene este certamen en el extranjero y quiere que se sepa aquí el valor inmenso que eso supone para Huelva como marca. El entusiasmo que transmite hablando de sus ideas, su pasión por un trabajo que conoce bien y la ilusión de joven de La Orden, cinéfilo, hijo de la cultura pop, convencen de su optimismo a cualquiera.

-¿Cuál es su punto de partida?

-Me he encontrado un grupo de gente que quiere trabajar mucho, que da todo y que está haciendo un esfuerzo tremendo. También bastante apoyo institucional. Todos quieren sacar el festival adelante. Y éste no es el festival de Manuel, el director; es de Huelva. Este primer año es importante que sea de análisis del camino por el que debemos ir. Después de dos meses aquí, siendo honesto, no puedo decir cuál va a ser. Sí creo que debe ser sensato siempre con el presupuesto que tenga, que sepa el sitio en el que está y que busque alianzas. Tengo claro el concepto iberoamericano, que le da el nombre, y que debe ser un sitio de encuentro profesional. Queda una labor de enamorar mucho más al público. Hay un sentimiento de que hay un festival que es nuestro y hay que pelear por él, para sacarlo adelante entre todos.

-Es recurrente el debate de un festival para el público o para los profesionales.

-Es compatible perfectamente. Lo importante es conocer la ciudad y saber cómo llegar al público. No hay películas de festivales y películas que no lo son. Hay que buscar una línea muy clara que esté abierta al público y que éste se identifique con las historias. Podrán programarse películas que sean más de autor y películas que sean un poco más industriales, pero lo importante al final es que conecten con el público. El primer día me preguntaban por el glamour... Es que cabe todo en la medida que entre en el presupuesto. Si me preguntan directamente si prefiero fama o prestigio, obviamente digo prestigio, pero eso no se construye en siete meses, hay que trabajarlo.

-¿Qué presupuesto van a tener?

-Ahora mismo partimos de unos 360.000 euros. Los patronos aportan 304.000 euros y el resto es una estimación de patrocinios privados. Nos estamos moviendo bastante buscando apoyos pero no lograremos muchos de ellos hasta septiembre u octubre. Aunque haremos el festival con lo que tengamos. A día de hoy soy positivo y creo que vamos a conseguir más pero hay que trabajar ahora con prudencia. Éste es el mínimo que nos hemos marcado.

-El año pasado se hablaba de aportaciones que superaban el medio millón de euros.

-Pero este año no vamos a hablar de nada que no se consiga. Lo tengo muy claro. Afortunadamente, tenemos compromisos pero hasta que no estén encima de la mesa no podremos hablar de la realidad. Una de las cosas que debe ser este festival es pragmático. Con lo que tengas, tendrás que hacerlo. Vivimos en una época en la que hay que tirar mucho del ingenio y no todo es presupuesto.

-¿Cuál es el estado económico actual?

-Se ha encargado una auditoría que está estudiando el alcance de la deuda real que tiene el festival y toda la deuda con los proveedores.

-¿Hay números rojos entonces?

-Hay deuda pero todavía no sabemos su alcance. Se está haciendo una auditoría externa de los años 2014 y 2015, hasta el 31 de diciembre pasado, para comprobar la documentación y saber lo que se debe a los proveedores. Se está haciendo un estudio muy pormenorizado de todo y es muy importante que tengamos el resultado cuanto antes, que se tendrá que hacer público, como es lógico.

-¿Y hay un plan para asumir esa deuda?

-Sin saber el alcance es complicado aventurarse con la solución. Ahora vamos a intentar salir bien este año y después, cuando tengamos el resultado de esa auditoría, entre todos vamos a encontrar soluciones razonables para salir adelante. Por eso decía que como éste es un festival de todos, estoy seguro, por el cariño que le tenemos y lo que supone el Iberoamericano para Huelva, que vamos a hacer un esfuerzo todos.

-¿No se auditarán las cuentas hasta el final de la gestión del anterior equipo?

-Por el momento es hasta el 31 de diciembre de 2015, pero espero que siga después. Al terminar una etapa, todo debería estar auditado y contabilizado, para que se parta de cero al entrar un nuevo director. Es lógico que haya un control económico del festival, sobre todo por tranquilidad de las instituciones y de la ciudadanía, aunque se confíe en la gestión y en las contrataciones que pueda hacer el gestor. Y para esta nueva etapa, desde que entro como director el 17 de marzo y empieza mi responsabilidad, por supuesto estoy abierto a que se haga. Hay que tener máxima transparencia. Tengo mucha tranquilidad, en ese sentido, en mi gestión.

-¿Se le ha pedido también aumentar la financiación privada como a la anterior dirección?

-Obviamente, cuantas más aportaciones privadas tengamos, mejor siempre. Pero tienen que valorarse muchas más cosas. Estoy totalmente de acuerdo que debe haber patrocinios privados y tienen que aumentar para que el festival vaya haciéndose más grande conforme pasan los años. Debería mantenerse un modelo que compartiese la implicación pública y privada.

-Málaga recela de la subvención que le da el Ministerio a Huelva.

-El director de Málaga conoce mi postura. La nuestra es una institución que lleva 42 años, aquí hay un Patronato y esto es diferente a una ayuda o algo selectivo, como él propone. No entro ni en la antigüedad. Juan Antonio Vigar me parece un tipo estupendo y nos vamos a entender bien, pero en este tema lo tengo claro. Cada festival tiene que tener su sitio y no vamos a entrar en ese tipo de polémicas.

-¿Cómo se plantea la competencia de otros festivales? Hace un mes se reunió precisamente con el director de Málaga.

-Sí, fue público que nos reunimos, incluso hubo alguna acusación de deslealtad. Pero se crece más juntos que cada uno en su trinchera. Todos los directores hacen lo que creen mejor por su festival, pero sabiendo qué sitio tienes, en qué ciudad estás y qué nombre tienes, debemos construir juntos y buscar lazos entre todos los festivales. Yo me he visto con todos los directores de festivales andaluces, y también con José Luis Rebordinos, el de San Sebastián.

-¿Qué ha salido de esas reuniones? ¿Algún espacio en común?

-Hay cosas. Estamos estudiando posibilidades y todavía es pronto porque estamos peleando por conseguir cosas con instituciones y ahora es complicado. Más allá de lo dicho no se puede avanzar nada. Tenemos muchos puntos en común y hay que buscarlos.

-Está clara la vocación americanista pero anuncian una mayor apuesta por el cine andaluz.

-No buscamos una sección más, buscamos cine inédito en Huelva, que se promocione y que pueda proyectarse fuera de aquí. Es muy importante que sigamos la identidad iberoamericana, pero Talento Andaluz va ligado a una industria que genera muchos puestos de trabajo y, muy importante, a nivel cultural y de turismo, es marca de verdad y un orgullo. El festival debe aportar también a los profesionales y tener una ventana aquí para que el cine andaluz se vea en Iberoamérica.

-¿Y el Foro de Coproducción?

-Se le va a dar una vuelta. Hay que ser realistas: hay un foro en San Sebastián bastante fuerte y a principios de año está el mercado de Berlín y Ventana Sur. Los esfuerzos de Huelva tienen que centrarse en el encuentro, pero hay que darle una vuelta. Estamos ahí. No será el foro como tal; sí el concepto industrial, sí el encuentro profesional. Todavía es pronto para definir cómo será, según las colaboraciones y el presupuesto final.

-¿Cómo será el tributo a Cuba?

-Queremos que impregne toda la línea del festival. Desde el premio Ciudad de Huelva y el cartel, a alguna actividad paralela. Se están haciendo los contactos para ello y el instituto de cine cubano está informado de todo. Lo que sí tenemos claro es que éste es un festival de cine iberoamericano y que los protagonistas van a ser siempre países de ese ámbito y no tienen ningún sentido para nosotros otros homenajes. Intentaremos que este año todo lo cubano esté presente en el festival.

-Ha mencionado uno de los premios. ¿Cuál será la línea de homenajes?

-Daremos un Ciudad de Huelva y dos premios La Luz. No se van a dar más. Un homenaje, un Ciudad de Huelva importante, enfocado a alguien con una trayectoria más internacional, y dos Luz, más a nivel nacional. Siempre serán personas las premiadas, no instituciones. Estamos trabajando ya con varios nombres, pero no podemos aventurarnos a dar ninguno todavía.

-¿Irá el festival a la provincia?

-Se están estudiando posibilidades, porque es positivo que el festival se abra a la provincia. Lo que tenemos claro es que vamos a concentrar mucho las sedes. Si se hace algo de industria se va a hacer aquí, seguro, en torno a la sede principal de la Casa Colón. Lo demás tendremos aún que verlo.

-¿Qué criterio van a seguir para la sección oficial?

-Es un reto pero estamos buscando películas que tengan personalidad y que a la vez sean para el público. Buscar títulos entre la autoría y el cine comercial, es difícil, pero es lo que pretendemos.

-Y este año, como novedad, la sección Nuevos Realizadores.

-Ahí es donde tienen que estar las apuestas más arriesgadas y el nuevo cine. También tenemos claro que no queremos que haya tantas proyecciones, sólo las necesarias. Eso es muy importante. Nos gustaría concentrar al público, llevarlo a las salas, y eso se hace siendo algo más sensatos, con menos proyecciones y sedes. La idea es que sea un número razonable, que no se nos dispare porque no queremos tener abiertas muchas salas sin público. Con Nuevos Realizadores confío en atraer al público joven. Sé que es difícil pero lo veo posible porque estamos en un momento interesante de efervescencia cultural importante en Huelva.

-¿Y qué tipo de festival le gustaría dejar a su marcha?

-Me gustaría que fuese sensato siempre. Incluso si incrementamos el presupuesto. Que crezca en acciones para potenciar el público. Sueño con tener un festival, cuando haya dinero, con visibilidad en la ciudad y en la provincia todo el año. Se trata de enamorar, y eso es un trabajo contínuo. No hay que crecer tanto durante la semana del festival sino ganar solidez durante todo el año. El Iberoamericano debe estar a la altura de cualquier otra tradición de Huelva. Debe estar ahí y lo digo de corazón. Hay que enamorar todos los días del año. En la situación actual, con el presupuesto ajustado que tenemos, es complicado, pero estoy abierto a cualquier tipo de colaboración de entidades para hacer ciclos y otras actividades porque hay muchas cosas que se pueden hacer. Es un tema muy bonito. Si tenemos la capacidad de convertir el festival en un icono, esto no se cae. Es un símbolo de Huelva y tenemos que protegerlo. Y no puede depender de Manuel ni de futuros directores. Ojalá cuando me vaya se quede una estructura fuerte porque el festival tiene que funcionar como un ente.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios