Una excepcional interpretación

Multicines Al Andalus Punta Umbría.- Producción: Estados Unidos, 2014.- T.O.: 'Still Alice'.- Duración: 101 minutos.- Dirección: Richard Glatzer y Wash Westmoreland.- Guión: Richard Glatzer y Wash Westmoreland basado en la novela de Lisa Genova.- Fotografía: Denis Lenoir.- Música: Ilan Eskeri.- Montaje: Nicolas Chaudeurge.- Intérpretes: Julianne Moore, Kristen Stewart, Kate Bosworth, Alec Baldwin, Hunter Parrish

La estupenda actriz Julianne Moore, cuyo talento se ha demostrado y reconocido en numerosas películas y en muy diferentes roles, puesto que es una actriz presente en muchos repartos de películas de gran prestigio, ganó por esta actuación el Globo de Oro que otorgan los críticos cinematográficos. Está propuesta para uno de los Oscar a la mejor interpretación femenina en la ya inminente proclamación y entrega de tan apetecidos galardones. Diríamos, sea cual sea el resultado final, que se lo merece. Se ha dicho, y muy acertadamente, que algunas veteranas actrices han tenido que llegar a la edad madura, haciendo personaje afectados por enfermedades terminales o trastorno psíquicos para que se les otorguen estos codiciados premios. El lector habitual del cine recordará los nombres.

Ahora Julianne Moore, en otra memorable actuación, encarna a la doctora Alice Howland, acreditada profesora de lingüística en la Universidad de Columbia. En su feliz matrimonio ha tenido tres hijos y desarrolla su ejercicio docente con normalidad hasta que empieza a padecer ciertos lapsus mentales que se producen con mayor frecuencia. En principio la doctora le da poca importancia. Pero todo empieza a agravarse para Alice y el desolador diagnóstico de Alzheimer precoz planteará un doloroso problema para ella y una dura prueba en las relaciones familiares. Ella se esforzará cuanto puede para seguir siendo la persona que siempre fue.

La película, que llega con un cierto retraso puesto que se estrenó en las salas españolas el pasado 16 de enero, nos presenta un caso de desgraciada vigencia en muchas familias. Por su valentía en el planteamiento ya es digna de destacarse sobre todo, a mi modo de ver, por la forma en que en su adaptación de la novela original de Lisa Genova, los directores Richard Glatzer y Wash Westmoreland, también guionistas, afrontan directa y fielmente las penosas dimensiones de una enfermedad realmente angustiosa para quien la sufre y también para quienes le rodean más íntimamente. En el seguimiento fidedigno de la protagonista y en el efecto del terrible mal en sus más allegados, se establece la mejor perspectiva de los objetivos de los realizadores, estadounidense uno e inglés el otro y que compartieron la dirección de otro film intimista Quinceañera en 2006.

Si algunos aspectos de la película pueden ofrecer ciertos convencionalismos de orden sentimental y otros que pueden ocultarse detrás de la enfermedad, lo cierto es que los directores ha intensificado el mayor efecto dramático de la película en la actuación de Julianne Moore. Es precisamente ella la que va entonando en todo momento y con sutil fluidez el grado de gravedad que el padecimiento le va marcando, hasta el punto de matizar con singular dramatismo el deterioro físico y mental del personaje. Ninguno de sus gestos sobran y todos están articulados con talento, sensibilidad y entereza. Bastaría esto para valorar la película muy por encima de su realización.

Quiroga

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios