Un espacio en Huelva sólo para jazz

Aprender a improvisar y disfrutar de la música. Esto es lo que se pretende con los talleres de jazz, organizados, a través de la asociación Welbacultura, por Paulo Temeroso, licenciado en saxofón jazz y clarinete, e Inés Musso, profesora de flauta en el Conservatorio Profesional de Música de Huelva, unos talleres abiertos a todos los instrumentos y niveles.

"El jazz es lo que tiene, que es muy inclusivo, admite grupos muy heterogéneos y niveles distintos", apunta Temeroso, director de los talleres de jazz, que se imparten cada quince días en las instalaciones de la Asociación de Vecinos Nuevo Molino. El objetivo es "desarrollar memoria y oído y menos la lectura, la música es un arte auditivo". En estas sesiones se le da al alumno las herramientas para crear música de forma práctica.

El director explica que con estos talleres se cubre un vacío existente en la provincia onubense, ya que "no hay donde aprender jazz, en los colegios no se da formación sobre este área y en el Conservatorio no se dan nociones de jazz, lo que se enseña es música eminentemente clásica. En la provincia onubense no hay oferta cultural en este apartado, pero hay demanda".

Los talleres de jazz comenzaron a impartirse hace más de un año tras la creación de la asociación Welbacultura, cuya finalidad es promover y divulgar este tipo de música, pero el origen de esta iniciativa se encuentra en unos talleres puntuales, de tres o cuatro días de duración, que se realizaron hace tres años, como prueba piloto, en el Conservatorio Profesional de Música de Huelva y posteriormente en la misma sede de la Asociación de Vecinos Nuevo Molino.

Organizados desde Welbacultura, se empezaron a dar de modo experimental sólo con adultos en abril del pasado año y a partir del mes de septiembre se incluyó el taller de creatividad musical dirigido a los más jóvenes. Los talleres se imparten los sábados durante tres horas, a partir de las once de la mañana, unas intensas sesiones de música que han tenido una buena acogida tanto por grandes como por pequeños, y "todas las semanas tenemos dos grupos distintos funcionando".

Actualmente cuentan con más de treinta alumnos, de los cuales veinte son del Conservatorio, con edades comprendidas entre los ocho y los cincuenta años, distribuidos en los grupos de infantil, juvenil y adulto. Cada trimestre tienen una audición, en la que el alumnado tiene que tocar una pieza e improvisar, "y suena bastante bien".

En estos recitales no hay partitura, de manera que "están más atentos auditivamente". Las clases son muy prácticas. No obstante, a las personas que empiezan desde cero se les da más teoría. Temeroso subraya que "se aprende rápido, es intuitivo".

Con los alumnos ha formado el Ensemble de Jazz de Huelva, "es un ensemble híbrido", que va a tocar el próximo 12 de septiembre en el Jazz Olontia (Gibraleón). Este conjunto instrumental va a interpretar un repertorio con arreglos de Temeroso. "Las músicas originales hay que adaptarlas porque tenemos cuerdas y flautas, tres trompas y tres trompetas". Se trata de piezas de música popular "que da gusto tocar y los músicos pueden disfrutar". Una vez al mes realizan un ensayo para preparar el concierto.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios