Crítica de Cinefilasiete

El escritor y su pueblo

Fotograma de la película 'El ciudadano ilustre'. Fotograma de la película 'El ciudadano ilustre'.

Fotograma de la película 'El ciudadano ilustre'.

'el ciudadano ilustre'HHHHH

Multicines Al Andalus Punta Umbría.- Producción: Argentina y España, 2016.- T.O.: 'El ciudadano ilustre'.- Duración: 118 minutos.- Dirección: Mariano Cohn y Gastón Duprat.- Guión: Andrés Duprat.- Fotografía: Mariano Cohn.- Música: Toni M. Mir.-- Intérpretes: Óscar Martínez, Nora Navas, Dady Brieva, Andrea Frigerio, Belén Chavanne, Iván Steinhardt,, Manuel Vicente, Marcelo D´Andrea, Emma Rivera, Gustavo Garzón.

La película, seleccionada para los Premios Óscar a la mejor producción de habla no inglesa, destacó en el último Festival de Venecia donde su protagonista ganó la Copa Volpi a la mejor interpretación, la Espiga de Plata en la Seminci y el premio al mejor guión. Los directores, Mariano Cohn y Gastón Duprat, realizadores con notable experiencia en el cine, el documental y la televisión de Argentina con evidentes intenciones innovadoras, se han basado en un guión de Andrés Duprat, hermano del segundo, para emprender una comedia que adquiere dimensiones más propias de su género con una óptica corrosiva profundizando lo justo en el ánimo crítico sobre ciertas contradicciones y posturas hipócritas en el entorno literario habitual.

Se enmarca el relato en un prólogo y cinco capítulos, diríamos, que comienza con el incisivo, nada magnánimo y agradecido discurso del protagonista, ante la presidencia y concurrentes en la sesión de entrega por la Academia Sueca del Premio Nobel de Literatura. Daniel Mantovani, el autor galardonado, es un escritor argentino que vive en Europa. En sus novelas de gran difusión internacional a la que el premio ha dotado de mayor relieve, ha retratado con elocuente calidad literaria, agudeza y cierta acritud crítica la vida de su pueblo natal, Salas -a siete horas de viaje en coche desde Buenos Aires- , a donde no ha vuelto desde su juventud, cuarenta años ya, cuando aspiraba a convertirse en un escritor famoso. Ello no será óbice para que la municipalidad de esta población le anuncie la concesión de su máxima distinción: Ciudadano Ilustre. Daniel decide aceptar el homenaje y volver a Salas. Será recibido por el alcalde y un inaguantable amigo de la infancia, casado con Irene, que fue el primer amor del escritor.

Tal situación ha servido a los directores Mariano Cohn y Gastón Duprat para agudizar su ingenio para instrumentar una visión crítica, penetrante y mordaz sobre aspectos nada gratos para un escritor ante la propia localidad donde nació. Con evidente inspiración y unos diálogos ocurrentes, agudos, sutiles e ingeniosos, curiosidades muy locales, muy peculiares sobre los comportamientos provincianos, no exentas de cierto humor tóxico, la película discurre por cauces placenteros para el espectador, con pasajes que propenden a la risa frecuente, a la carcajada espontánea, merced a una persistente sagacidad sarcástica dirigida a diversas actitudes y situaciones, así como otras posturas ciertamente hipócritas tanto del propio protagonista como de la sociedad y en este caso la pequeña población rústica al noroeste de la provincia de Buenos Aires.

Un jugoso planteamiento que, fiel a esa demostrada calidad del cine argentino de los últimos tiempos y del que tenemos los espectadores onubenses un dilatado conocimiento a través del Festival de Cine Iberoamericano, hace de El ciudadano ilustre, una comedia de sustanciosa inteligencia, de divertida ocurrencia, de punzante intención crítica, que, junto a la reflexión emotiva, brinda la frecuente ocasión de reír. Una acibarada crítica en un tono de sarcástica comedia a la que la interpretación de Óscar Martínez, cuya actuación agudiza el sarcasmo, justamente premiado en Venecia, y el resto del reparto, añaden más atractivos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios