"No he elegido entre familia y trabajo"

Muchos eran los elementos contra los que tuvo que luchar Manuel García Escobar desde que, en 1931, vino al mundo en la localidad almeriense de El Ejido. Quinto de los diez hijos que tuvieron sus padres, el humilde seno familiar en el que nació le obligó a emigrar a Barcelona donde alcanzó un triunfo escrito con letras mayúsculas. Sus canciones y sus películas forman parte de nuestra cultura y su voz sigue, a los setenta y seis años, tan fuerte y clara como siempre. A su lado, también como siempre, su inseparable mujer, Anita, le acompañará para recibir este nuevo galardón que se une a un listado interminable de reconocimientos entre los que no falta la Medalla de Plata del Trabajo o el haber vendido de Y viva España más de seis millones de discos. Es sólo un apunte de la inconmensurable trayectoria de todo un clásico tan racial como Manolo Escobar.

-¿Era la Medalla de Andalucía algo deseado que se le ha concedido o nunca había pensado tenerla?

-Ha sido algo inesperado pero no porque no la quisiera. La noticia me llegó justo cuando estaba en el teatro, con lo que ha resultado una satisfacción doble.

-Hábleme de Andalucíaý ¿Qué significa para usted?

-Es mi tierra. La abandoné con doce años pero vuelvo a ella para mantenerme en contacto con ella y con los míos ya que, residir, lo hago en Benidorm. Me siento profeta en el Sur porque por todos lados me han tratado maravillosamente. No tengo más remedio que pensar así.

-¿A quién le dedicó el premio? ¿Pensó en alguien especial?

-En mi esposa, que desde el principio me ha acompañado de forma incondicional. Y en todas las personas, como mis hermanos, que han colaborado conmigo.

-¿Cuál ha sido el peso que dado usted a la profesión frente a la familia?

-Las dos cosas son fundamentales y, como de ambas disfruto, no he tenido que elegir. En ese sentido, he sido afortunado.

-'De Manolo a Escobar' se llama el espectáculo con el que ha regresado a los escenariosý ¿Cómo ha articulado esta presentación?

-Es un repaso de mi vida. La primera parte con las melodías de Manolo desde pequeño, y la segunda cuando conozco a mi mujer y tengo a mi hija. Son canciones mías a excepción de una de Serrat y otra de Sabina que también tengo grabadas.

-¿Por qué la copla parece proscrita desde las áreas de poder?

-A partir de 'Se llama copla', lo mismo la opinión de las instituciones cambian. Nunca se ha hecho apenas nada por el género.

-¿Ve Manolo Escobar relevo generacional para lo que usted hace?

-No lo sé. He visto muchas figuras que lo hacen muy bien pero, hasta que no pase un tiempo, no se podrá avanzar nada. Tendríamos que averiguar si hay por ahí algún Quintero o algún Solano.

-¿Cuál ha sido su secreto para permanecer durante años en un puesto artístico destacado?

-No hay secretos. Es el público el que decide y da el beneplácito con lo que, no depende de ti.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios