El dulce sorpresa del día de Reyes

  • Los onubenses cumplen con la tradición del roscón, del que se elaboran miles en estas fechasl gastronomía En los últimos veinte años la venta de roscones de Reyes en la capital onubense se ha multiplicado por setenta.

Las fiestas y la gastronomía son dos conceptos que están estrechamente vinculados. Cada festejo tiene su producto típico y en la festividad de los Reyes Magos no puede faltar el roscón, una tradición con la que cumplen los onubenses. Desde el pasado 3 de enero la producción de los hornos de las pastelerías de la capital onubense se ha centrado fundamentalmente en la elaboración de este dulce, cuya demanda se ha multiplicado por setenta en los últimos veinte años. Así lo manifiesta Joaquín González, gerente de Dioni, que apunta que hace dos décadas casi no se hacía roscones. Señala que la producción rondaba entonces las 30 unidades frente a los 2.000 que se elaboran actualmente en su pastelería.

Los de nata y crema son los que más se demandan, aunque también se elaboran a gusto del consumidor. En este sentido, González explica que hay clientes que los piden rellenos de trufa o de cabello de ángel, pero estos sólo suponen el 2 por ciento de la producción total. Los que más se venden son los de nata, crema o nata y crema.

En principio el roscón se concebía como una masa enriquecida de panadería, que no llevaba relleno. Poco a poco se fue configurando como se conoce hoy en día. Mantequilla, huevo, anís, ralladura de naranja y limón, azúcar y agua de azahar son los principales ingredientes.

El gerente de Dioni subraya que para conseguir un producto de calidad es necesario seguir el proceso de elaboración respetando los tiempos de fermentación y reposo "para que adquiera ese sabor peculiar".

El día de mayor venta de roscones es el 5 de enero. Pastelerías y grandes almacenes están suficientemente abastecidos para poder hacer frente a la demanda. Ayer fueron muchas las personas que ya adquirieron su roscón. En algunos establecimientos los realizan por pedidos, en otros han planteado la producción respecto a las ventas del año anterior.

En el caso de las pastelerías, las previsiones son vender hoy el 80 por ciento de los típicos dulces de Reyes y el otro 20 por ciento el día 6.

Este fin de semana, en cada uno de los hogares onubenses se llevará a cabo, como cada año, el ritual. Los roscones de Reyes traen sorpresa, en algunos casos una figurita, generalmente relacionada con la Navidad, y en otros figurita y un haba, de manera que a quién le toque el haba deberá comprar el roscón el próximo año. Es cuestión de suerte.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios