Crítica de Cinefilasiete

Una doble intriga

'animales nocturnos'HHHHH

Cines Aqualon Puerto Huelva.- Producción: Estados Unidos, 2016.- T.O.: 'Nocturnal animals'.- Duración: 115 minutos.- Dirección: Tom Ford.- Guión: Tom Ford basado en la novela 'Tres noches' de Austin Wright.- Fotografía: Seamus McGarvey.- Música: Abel Korzeniowski.- Montaje: Joan Sobel.- Intérpretes: Amy Adams, Jake Gyllenhaal, Michael Shannon, Aaron Taylor-Johnson, Isla Fisher, Armie Hammer, Laura Linney, Andrea Hammer, Andrea Riseborough, Michael Sheen

Supongo que los habituales del cine recordarán el debut en la dirección cinematográfica del diseñador de moda, Tom Ford, el salvador de la bancarrota de firmas tan importantes en este sector como Gucci e Yves Saint Laurent. Fue con Un hombre soltero (2009), basada en la novela de Christopher Isherwood y le valió a su protagonista Colin Firth la Copa Volpi en Venecia a la mejor interpretación. Ahora es otra novela, Tres noches, de Austin Wright, publicada en 1993, la que le permite abordar una intriga, un complicado thriller, cuyos acontecimientos y escenarios discurren en tiempos diferentes.

La acción nos presenta a Susan Morrow, una galerista de arte contemporáneo a la que le va muy bien en el negocio en Los Ángeles. Un fin de semana en el que está sola, como ocurre frecuentemente por las habituales ausencias de su marido en viajes de negocios, recibe un paquete que contiene la copia de una novela inédita de Edward Sheffield, que fue su esposo y del que hace mucho tiempo que no sabe nada. Le comunica que quiere verse con ella ya que piensa quedarse unos días en la ciudad. En tanto lee la novela Susan va rememorando pasajes de su relación con Edward, cuya relación nunca contó con la aprobación de su madre Anne Sutton. La lectura impresiona a Susan. El relato es extremadamente violento. Narra la historia de Tony Hastings al que, cuando conduce de noche por una carretera solitaria de Texas, tres chicos empiezan a molestarle hasta que le obligan a salirse de la ruta.

El ámbito oscuro de la historia y los recuerdos de su vida junto a Edward, expresados en sucesivos flashbacks contrastan con el marco social y artístico en que se desenvuelve la vida de la protagonista. De alguna manera Tom Ford retoma muchos de los aspectos temáticos y argumentales de su primera película. Pero es evidente cierta aportación igualmente compacta, intensa, fiel al texto original si bien proporcionan, al relato enérgicos elementos que dotan a la narración de la incertidumbre, el misterio y la tenebrosa inquietud que aumenta sus rasgos más turbadores para el espectador. En esa dualidad en que la película sustancia su intriga dos planos diversos se interponen, se yuxtaponen y alternan a modo de realidad y ficción para acentuar el interés del público, cuidando siempre la estética de la imagen.

En suma es la visión de una mujer que, ensimismada en su propio mundo, situada en una vida de lujo, confort y sofisticada comodidad, prefiere tratar de alejarse de sus propias desconfianzas, de su innegable inseguridad aunque sea consciente de su frustración profesional y sentimental. Todo ello sumido en una especie de enredo circunstancial que en manos de Tom Ford ennoblece su factura y su virtuosa realización. Una meritoria aventura humana y social, sobre los sentimientos de la culpa y la venganza, que a veces puede fascinar por su determinante narrativa o decepcionar por lo intranscendente de algunos planteamientos vitales. Afortunadas interpretaciones de Amy Adams, Jake Gyllenhaal -siempre efectivo en este caso en un doble personaje-, Aaron Taylor-Johnson y Michael Shannon.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios