El divorcio entre McCartney y Mills dura sólo 30 segundos

El matrimonio de Paul McCartney y su esposa Heather Mills ha llegado a su final formal durante una audiencia de 30 segundos en la Corte Suprema de Londres.

Ni McCartney ni Mills estuvieron en el tribunal para escuchar la sentencia de divorcio. El juez Hugh Bennett dijo que se concedió la solicitud de divorcio de Mills basándose en que la pareja había vivido separada durante dos años.

La breve audiencia contrasta con la prolongada y dura pelea por el acuerdo de divorcio. El juez terminó concediendo a Mills 24,3 millones de libras (unos 30,6 millones de euros), una quinta parte de la suma que ella inicialmente pretendía.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios